La Pequeña Gota es una casa rodante auto sostenible

Para muchos, el sueño americano es vivir en una enorme mansión de muchos millones de dólares, en un conjunto cerrado en Beverly Hills.

Sin embargo, para otros, ese sueño es una pequeña casa de 150 pies cuadrados. Y sería mejor aún si fuera un hogar en cuatro ruedas auto sostenible.

Relacionado: ¿Vivirías en una casa acuática que parece un ovni?

La Tend Building´s Tiny Drop (La Pequeña Gota hecha por Tend) es un tráiler de campamento modificado. Es minimalista y cualquier persona a la que le guste salir a aventurarse por los bosques, quisiera tener una de estas.

Es esencialmente una casa que cuenta con tecnología de aislamiento y sellante de alta calidad. Y esta una característica que cualquier persona que le gusta acampar apreciaría mucho.

También cuenta con una pared ventilada que refresca el interior y una barrera solar que mejora su habilidad para ahorrar energía y poder funcionar por más tiempo.

El exterior de La Pequeña Gota está enmarcado en madera y el aluminio es visible por los lado y al frente.

Sabemos que estás pensando que 150 pies cuadrados no son sinónimo de comodidad en una casa. Sin embargo el diseño es tan bueno, que tan solo el hecho de que tenga dos ventanas ubicadas en el techo ayuda a que el espacio se sienta mucho más grande de lo que es en realidad.

El espacio viene con un sofá grande en la parte trasera y tiene espacio para almacenamiento debajo. También hay un lavaplatos y un área de comidas. El baño cuenta con un sanitario que viene con sistema de abono y una pequeña ducha.

Los diseñadores incluyeron un sistema de aire fresco y un ventilador para sacar los olores del baño ultra silencioso.

Relacionado: Transforman viejo granero en elegante y moderna casa

Un horno controlado por combustión y un calentador de agua que solo funciona cuando se quiere utilizar, permiten que el hogar se sienta más acogedor ya que los panales solares alimentan todos los aparatos que están instalados al interior.

Tend está en tour desde abril pasado, con el fin de que los interesados puedan ver la casa rodante con sus propios ojos. Cuesta $60,000 dólares.