Mira estos diseños que aparecen “mágicamente” en una mesa

Si alguna vez te quedaste por unos minutos admirando el talento de artistas que dibujan con arena, ahora podrás quedarte por horas contemplando interminables diseños que parecen emerger mágicamente en una mesa.

Su creador, Bruce Shapiro, dijo a Digital Trends que esta mesa es en realidad una escultura kinética en la que un robot de dos motores mueve un imán, el cual a su vez jala una esfera de acero a través de una superficie con arena. Explicó que su inspiración vino de una historia de la mitología griega, por lo que le puso el nombre de “Sísifo”.

Relacionado: Un mesa de Ikea puede convertirse en un estudio de fotografía

Al principio todo fue hecho a gran escala. Una de sus primeras creaciones, una mesa de tres metros de diámetro, todavía se encuentra en exhibición en el Museo de Arte y Ciencia de Suiza.  Pero ahora, Bruce y su equipo decidieron utilizar la plataforma de Kickstarter para lograr la producción de mesas kinéticas más pequeñas, para que la gente las pueda disfrutar no solo en un museo, sino también en su casa.

En un inicio el objetivo era diseñar un producto que sirviera para cortar diseños en madera y crear esculturas estáticas, pero pronto se dieron cuenta que Sísifo no debería ser solo un modelo funcional, sino también artístico. “Puede ser comparado a un instrumento en el cual, en vez de notas musicales, la melodía está hecha de caminos y movimientos. Es la combinación del instrumento y la composición que está siendo interpretada, lo que produce como resultado una obra de arte.” –explicó Shapiro.

Relacionado: Mira cómo esta máquina es capaz de hacer música con 2,000 canicas

Por ahora las mesas vienen en tres diferentes tamaños, con elegantes detalles y tallados en madera, y son fabricadas personalmente por Bruce y los Nordeast Makers. Pero si quieres tener una de ellas en casa, no solo tendrás que poner tu nombre en una larga lista de espera, sino que necesitarás invertir un mínimo de$795 dólares para comprar la mesa más pequeña. O tal vez por ese precio prefieras construirle a tus hijos un corralito de arena y admirar sus creaciones.