¿El efecto Trump? Apple considera fabricar iPhones en los EE.UU.

Restaurar miles de trabajos de manufactura en el  cinturón industrial de los Estados Unidos fue una de las promesas de la campaña del presidente electo Donald Trump.

Pero de acuerdo al portal Nikkei Asian Review, Apple estaría empezando a explorar la posibilidad de mudar el ensamblaje de su famoso iPhone a los Estados Unidos.

Relacionado: El iPhone 6 y el 6S de Apple dan problemas en China

El reporte que fue publicado el viernes, cita una fuente cercana a los planes de Apple. La empresa basada en Cupertino le habría pedido a las firmas tecnológicas taiwanesas, Foxconn y a Pegatron investigar la posibilidad de ensamblar los celulares en los Estados Unidos.

Pegatron habría declinado, al mencionar problemas de logística. Por su parte, Foxconn habría aceptado a empezar a compilar las posibilidades a partir de junio. Sin embargo, el Terry Gou, un miembro de la junta directiva de la empresa, habría advertido que los costos de producción aumentarían drásticamente como resultado.

Un iPhone hecho en los Estados Unidos podría venderse por el doble en comparación a los precios actuales, costando $1,300 dólares por un iPhone 7 de 32 GB, en lugar de $650 dólares, precio actual.

Sin embargo, otros analistas afirmas que el costo final podría aumentar entre $80 y $90 dólares. Apple ha dicho en el pasado que mudar la producción a los Estados Unidos sería muy costoso.

Una investigación del MIT Technology Review afirma que ensamblar los iPhone en los EE.UU. añadiría alrededor de $30 o $40 dólares al costo final del iPhone gracias a que el transporte y la logística de las partes aumentarían los costos.

Producir los cientos de componentes del celular en el país, aumentaría muchísimo los precios y es muy complicado hacerlo, afirmó Tim Cook en una entrevista a CBS 60 Minutes hecha en diciembre del 2015.

Cook afirmó que la mano de obra en el país no tenía los conocimientos necesarios para hacer la producción del iPhone y los ejecutivos de Apple estiman que tomaría nueve meses reclutar alrededor de 8,700 ingenieros industriales que vigilan las líneas de producción.

Otro desafío consiste en la eficiencia. En el 2012, CNN Money reportó que las fábricas chinas tienen dormitorios para los empleados y pueden enviar a los miles de empleados a las líneas en cualquier momento”.

Y también hay que considerar la falta de recursos naturales. El MIT Technology Review afirma que pocos de los 75 elementos que se requieren para fabricar el iPhone están disponibles comercialmente en los Estados Unidos.

Por ejemplo, el aluminio requiere bauxita y no existe bauxita en las minas estadounidenses. China produce el 85% de los metales raros en la tierra.

Además, las largas cadenas de proveedores están compuestas por más de 750 firmas en más de 20 países. Por ejemplo, Taiwan Semiconductor produce los chips del iPhone, la empresa surcoreana SK Hynix y Japan Toshiba producen los módulos de memoria, mientras que Japan Display y Shark, ubicados en Japón producen las pantallas.

“Para hacer iPhones debe haber una cantidad de proveedores en el mismo lugar, lo cual no tiene los Estados Unidos en este momento, afirma un ejecutivo que conoce la producción del iPhone en una entrevista a NorthCrane, un blog de economía.

Pero el presidente de Sharp declaró que pueden hacer paneles OLED en los Estados Unidos también.

Estas noticias llegan después de que Donald Trump ganó la presidencia. En su campaña, el magnate ha dado a entender su respeto por las empresas que fabrican sus productos en los Estados Unidos y propuso aumentar los impuestos de importación hasta en un 45% a los competidores chinos.

Estas amenazas podrían tener efectos colaterales en los Estados Unidos. Por ejemplo, a principios de este año, el bloqueo de iBooks y iMovies en ese país  fue visto como proteccionismo.

Relacionado: Los nuevos MacBook Pro empiezan a llegar a las Apple Stores

Muchos piensan que si Apple muda su producción a los Estados Unidos, no sería suficiente para equilibrar las pérdidas laborales que ha tenido el país en los últimos años. Entre el 2000 y el 2014, se perdieron 5 millones de rabajos de manufactura, afirma el Economic Policy Institute.