Twitter borra 125,000 cuentas de ISIS

Desde mediados de 2015, Twitter suprimió más de 125,000 cuentas relacionadas a grupos terroristas, principalmente a ISIS, informó hoy la compañía tecnológica en un comunicado de prensa.

En un intento para esclarecer su posición con respecto al uso de su red social por parte de terroristas, Twitter publicó, en su blog oficial, un post de 400 palabras titulado: “Combatiendo el extremismo violento”.

Relacionado: Twitter es demandado por viuda de estadounidense asesinado en atentado de ISIS

Además de la suspensión de las cuentas que promueven actos terroristas, Twitter informa que, como parte de su lucha contra el extremismo, ha agrandado los equipos que monitorean y controlan ese tipo de comportamiento en la red social, disminuyendo de manera significativa el tiempo de respuesta.

Como resultado de este mayor esfuerzo, Twitter observa que las suspensiones de cuentas están aumentando y que este tipo de actividad criminal está abandonando Twitter (¿y adonde está migrando?)

En lo que pareciera una postura defensiva, Twitter también informa que, en sus esfuerzos por luchar contra el nuevo terrorismo y sus nuevos métodos, coopera de manera continua con las agencias de orden público como el FBI, y que también está asociado con entidades que trabajan para contrarrestar el contenido extremista online y con organizaciones como People Against Violent Extremism (PAVE) y el Insitute fpr Strategic Dialogue para dar más fuerza a voces no gubernamentales que luchan contra la violencia del extremismo

Este comunicado quizás sea una consecuencia de la declaración en octubre del CEO de Twitter Jack Dorsey: “Twitter defiende la libertad de expresión, y no descansaremos hasta que esa libertad sea reconocida como un derecho humano fundamental universal”.

Un mes más tarde, Paris sufría el peor atentado terrorista de su historia. Y Twitter aparecia en todos los titulares como la herramienta que los terroristas habían utilizado, no solo para reclutar más personas a su causa, sino también para comunicar y planear el atentado. Entonces, se pregunta Wired, “¿tiene límites ese derecho fundamental cuando lo que se expresa es propaganda que provoca crímenes horribles?”

Algunos críticos y expertos en contraterrorismos aseguran que sí, que ese derecho debe tener límites, una libertad de expresión ilimitada sería un riego demasiado grande para la sociedad. Pero activistas del libre discurso como Jillian York no opinan de la misma manera.

De todos modos, en el comunicado, Twitter resalta esos límites a la libertad de expresión en su plataforma, “Condenamos el uso de Twitter para promover terrorismo y las Reglas de Twitter expresan claramente que este tipo de comportamiento, o cualquier amenaza de violencia, no es permitida en nuestro servicio.”

A pesar de todos los nuevos esfuerzos de Twitter y de las otras redes sociales como Facebook, para erradicar a los terroristas de la red, esta batalla está lejos de ver un final. La tarea a la que se enfrentan no es sencilla. Muchos expertos en tecnología ya han notado que todavía no existe un “algoritmo mágico” que permita identificar contenido terrorista en internet. “Las plataformas online globales están forzadas a hacer decisiones difíciles basadas en información muy limitada”, concluye el comunicado de Twitter.