Mark Zuckerberg se compromete a donar 99% de sus acciones

En una carta dedicada a su recién nacida Max, Mark Zuckerberg y su esposa Priscilla Chan, se comprometieron a donar el 99% de las acciones de Facebook, valoradas en 45 mil millones de dólares, para “promover el potencial humano y la igualdad para todos los niños y niñas de las próximas generaciones”.

Es así es como una de las figuras más emblemáticas de las redes sociales y el mundo tecnológico, comunicó su decisión a través de Facebook. “Para que tu generación pueda vivir en un mundo mejor, existen cantidades de cosas que la mía puede hacer”.

Relacionado: Gates, Zuckerberg, Bezos y otros titanes de la tecnología se unen por el cambio climático

Según el fundador, los esfuerzos se centrarán en el “aprendizaje, la cura de enfermedades, el medio ambiente, emprenderos y sus proyectos, y la conectividad entre las personas y la comunidades”. Zuckerberg escribió, “Hoy tu madre y yo estamos comprometidos a pasar el resto de nuestras vidas haciendo pequeñas contribuciones para resolver los desafíos”.

La Iniciativa Zuckerberg/Chan le sigue los pasos a la de la Fundación Gates iniciada por el fundador de Microsoft, Bill Gates y su esposa Melinda Gates, y es parte de una creciente ola de filántropos pertenecientes a la generación Facebook de emprendedores en Silicon Valley. Zuckerberg ya había firmado The Giving Pledge, una iniciativa promovida por los billonarios del mundo donde la mayor parte de su fortuna va dedicada a la filantropía o a causas humanitarias.

Esta donación no va a ser distribuida de la noche a la mañana, será gradualmente donada a diferentes causas durante el transcurso de la vida de ambos. “El objetivo es empezar con tiempo suficiente para que mi hija y las generaciones futuras puedan vivir en un mundo mejor en el que estamos ahora”, señaló Zuckerberg.

Zuckerberg no tiene planeado retirarse de su actual cargo como CEO de la mayor compañía de redes sociales en el mundo, pero sentía que los problemas que afectan a los niños de todo el mundo son “demasiado importante para esperar”.