Ikea presenta el Instagram del siglo XVIII

En su última campaña publicitaria, la compañía sueca de muebles Ikea se burla de las personas que suelen compartir fotos de su comida a través de las redes sociales como Instagram.

Let’s Relax (vamos a relajarnos) nos invita a desprendernos de la tecnología y de disfrutar de esos momentos que pasamos con nuestra familia.

Relacionado: Instagram busca pelea vs. Snapchat

El anuncio de 90 segundos nos muestra como habría sido la costumbre de tomar fotos de nuestra comida en el siglo XVIII, cuando la redes sociales y los teléfonos inteligentes no existían.

El anuncio comienza en la casa de un aristócrata. Vemos una mesa llena de platos de comida pero los niños no pueden comenzar a comer hasta que el pintor de la familia termine un retrato de la cena.

Al terminar el retrato, los sirvientes de la familia llevan al cuadro por el pueblo y a las casas de sus amigos para recoger los famosos “likes” que se dan en las redes sociales como Facebook e Instagram.

El anuncio termina con el padre de una familia moderna tomándole una foto a su cena. Luego Ikea concluye, “it’s a meal, not a competition” (es una comida, no una competencia).

El message de Ikea es sencillo: la excesiva preocupación de mostrar lo que hacemos en cada minuto de nuestra vida a través de la tecnología nos impide de disfrutar realmente del momento.

Las redes sociales nos acercan a muchas personas alrededor del mundo y son una herramienta esencial para mantenernos en contacto con nuestros amigos o familia lejana. Sin embargo, la obsesión con el llamado food porn podría arruinar los momentos que pasamos con nuestros seres queridos.

La campaña se ha vuelto viral y desde su lanzamiento el pasado 31 de julio, el anuncio se ha visto más de 3 millones de veces en YouTube.