Las redes sociales de los viajeros extranjeros, en el punto de mira

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) podría permitir a los servicios de las aduanas de EEUU preguntar algunos detalles sobre las redes sociales de los viajeros extranjeros como, por ejemplo, sus nombres de usuario tanto en Facebook como en Twitter.

Esta nueva propuesta pretende añadir información sobre los perfiles de las redes sociales en los formularios que los extranjeros rellenan para entrar y salir del país.

Relacionado: Argelia cierra temporalmente el acceso a Facebook y Twitter

El “identificador de redes sociales” como se le llama, se describe como un “campo de datos opcional para solicitar información de las redes sociales … con el objetivo de conocer antecedentes, así como información de contacto del solicitante”.

Sin embargo, esta propuesta no permitirá al DHS pedir las contraseñas de los perfiles de un viajero, de manera que sólo las publicaciones que estén visibles para todo el mundo serán las que se podrán examinar.

En cuanto a los beneficios para el DHS, el documento afirma: “la recopilación de estos datos de las redes sociales mejorarán el proceso de investigación existente y proporcionarán al DHS mayor visibilidad sobre una posible actividad ilegal, proporcionando así un conjunto de herramientas adicionales que los analistas e investigadores pueden utilizar para investigar un caso”.

El año pasado, se reveló que el DHS tenía la intención de permitir a los funcionarios examinar las cuentas de las redes sociales de los demandantes de visados.

La iniciativa salió a la luz poco después del tiroteo que tuvo lugar en San Bernardino tras comprobar que los autores habían publicado mensajes radicales en sus perfiles de algunas redes sociales antes de llevar a cabo el tiroteo.

Pero ahora esta nueva propuesta pretende incluir a todos los extranjeros que quieran entrar y salir de los EEUU, incluyendo aquellos que viajen sin visado.

La verdad es que cierto contenido y comentarios extremistas y radicales siguen publicándose en portales y redes sociales como Twitter y Facebook. A principios de este año, Twitter anunció que había suspendido 125,000 cuentas relacionadas con grupos terroristas como ISIS.

Más recientemente, Facebook estuvo en el punto de mira después de que se revelara que el autor del tiroteo en la discoteca de Orlando, identificado como Omar Mateen, había estado publicando mensajes de odio a través de cinco cuentas de la red social.

Ambas plataformas afirman no tolerar “discursos o comentarios que fomentan el odio” en sus respectivos servicios. Sin embargo, con comunidades tan grandes, a veces las redes sociales confían en sus usuarios, y las autoridades, para advertir o señalar de algunos comentarios antes de que se produzcan las acciones.