Demanda a sus padres por compartir fotos de su infancia en Facebook

Una joven de 18 años de edad de Austria ha demandando a sus padres por publicar, supuestamente, cientos de fotos de su infancia en Facebook.

Gracias a este caso, ahora todos sabemos que publicar imágenes de los hijos pueden salir un poco caro y puede convertirse en una verdadera metedura de pata. Pero es que compartir unas 500 fotos es demasiado para los estándares de cualquiera.

Relacionado: Periódico noruego acusa a Zuckerberg de abuso de poder

Eso es lo que la hija alega sobre lo que hicieron sus padres. Y no sólo eso.

Para colmo, ella afirma que algunas imágenes son un poco vergonzosas y sensibles, incluyendo fotos suyas mientras le cambiaban el pañal o sentada en el orinal, según publica The Local.

“Ellos lo sabían y, sin ninguna vergüenza ni límite, no les importaba si se trataba de una imagen mía sentada en el inodoro o desnuda en mi cama”, dijo la adolescente. “Cada etapa fue fotografiada y luego la hicieron pública.”

Los padres supuestamente han estado compartiendo las imágenes con sus 700 amigos de Facebook desde el 2009. Y es que su padre insiste en que está en su derecho de publicar estas imágenes.

La adolescente, que es de Carintia al sur de Austria, dijo que la publicación de las fotos, a pesar de sus reiteradas protestas, no le dejó otra opción que emprender acciones legales.

Michael Rami, un asesor jurídico citado como su abogado por The Local, asegura que es el primer caso de este tipo en el país. Y señala que, si se puede demostrar que las imágenes violan su derecho a una vida personal, que su cliente tiene la oportunidad de ganar el caso en contra de sus padres.

En referencia a otros casos similares que tuvieron lugar en el extranjero, Rami señala que el resultado podría dar lugar a que los padres tuvieran que pagar una compensación económica por el sufrimiento creado como resultado de sus acciones. El caso irá a juicio en noviembre.

Los padres interesados en compartir cada momento de la vida de sus hijos en Internet deberían prestar una especial atención a este caso. Por desgracia, nunca se sabe lo que van a decir los hijos una vez se hacen mayores. De hecho, tanto en Francia como Alemania se han emitido anteriormente advertencias públicas sobre las consecuencias jurídicas a las que los padres se podrían enfrentar al publicar imágenes de sus hijos en alguna web.