Una cámara perdida en el mar regresa a su dueña tres años más tarde

En los últimos tres años la tecnología en cámaras digitales ha recorrido un largo camino mejorado muchísimo. La habilidad para conectarse a una red Wi-Fi, la cantidad de megapíxeles y el número de sensores incrementan.

Pero una cámara que ha recorrido un largo camino es sin duda la de Adele Devonshire, quien perdió la suya e el mar hace tres años.

Relacionado: Ingenieros Alemanes crean una cámara más pequeña que un grano de sal

En julio del 2013, la cámara de Devonshire se soltó del collar que la sostenía alrededor de su cuello. La dueña de la cámara se percató de su pérdida después de haber buceado y la dio por perdida.

La cámara Fuji viajó 600 millas desde la costa de Escocia en Berwickshire hasta Suecia dentro de un estuche a prueba de agua.

Sin embargo, la semana pasada, una amiga le compartió un estatus en Facebook que alguna persona había publicado, buscando el dueño de una cámara que había encontrado en un paseo a una playa en Suecia.

La publicación muestra la fotografía de una persona buceando y de otra recogiendo moras, así como una imagen de la cámara adentro del estuche.

Lars Mossberg encontró la cámara en medio del pasto y unas conchas en la costa rocosa de Gullhomen, cerca de un pueblo de pescadores tan pequeño que ni autos tiene.

Sin título

A pesar de que la parte de afuera del estuche estaba bastante rayada y la cámara se encontraba mojada, una vez Mossberg la dejó secar y la cargó pudo comprobar que el dispositivo seguía funcionando y las fotografías se habían salvado igualmente.

Entre el acento de las personas en los videos y las fechas que aparecían en las fotografías, Mossberg determinó que la cámara se había perdido en Inglaterra.

Relacionado: Esta funda de placa de auto tiene una cámara

Solamente pasaron 5 horas para que Devonshire viera la publicación. En entrevista a The Telegraph, Devonshire afirma que “es increíble que después de tanto tiempo siga funcionando (…) lo que esto muestra es el poder del internet y la bondad de la gente. No volví a comprar una nueva cámara después de haberla perdido, así que estoy emocionada por recuperarla. Hizo un largo viaje”.