Tim Cook considera escalofriante el pedido del FBI

El espinoso asunto del cifrado de datos ha regresado a los titulares, después de que un magistrado ordenara a Apple a dar acceso al FBI al iPhone de uno de los implicados en el ataque de San Bernardino.

El Magistrado Sheri Pym, de la Corte de Los Angeles le ordenó a Apple deshabilitar el sistema de auto borrado que se activa después de 10 intentos fallidos de acceso.

Relacionado: EE.UU. planea revisar las actividades de los solicitantes de visas en las redes sociales

Con esa decisión, los investigadores podrían intentar descifrar el código sin que se elimine la información.

Sin embargo, en un comunicado, Cook respondió que a pesar de que han trabajado con el FBI, la agencia le ha pedido a Apple hacer algo “escalofriante”.

“El servicio de seguridad le ha pedido a la compañía hacer algo que sencillamente no tenemos, y que consideramos muy peligroso. Nos han pedido construir una puerta trasera para acceder a los iPhone”.

Según Cook, sería una nueva versión de su sistema operativo y si llegara a caer en malas manos, este software podría dar acceso a cualquier iPhone.

El iPhone de Rizwan Farook (el implicado), tiene iOS 9. Apple introdujo un sistema más fuerte en el 2014 con iOS 8, después de que Edward Snowden revelara los métodos de vigilancia del gobierno.

La orden de la corte es el último capítulo de una larga batalla entre las empresas de tecnología y el gobierno sobre la privacidad y la seguridad en el mundo digital.

El CEO de Apple, Tim Cook ha mencionado en varias ocasiones su compromiso con el cifrado de datos impenetrable para sus usuarios (conocido como data encryption en inglés).

Cook se opone a dar acceso a la información personal contenida en dispositivos móviles, un acto que según la compañía, minaría la confianza del cliente.

De acuerdo a la Associated Press, los investigadores esperan que la información en el celular revele con quién se comunicaban Farook y su esposa y qué lugares visitaron antes de la matanza.

Al parecer, la pareja fue tan cuidadosa que incluso destruyeron dos dispositivos personales, de tal forma que el FBI no pudo obtener ninguna información de ellos.

El Director del FBI, James Comey admitió al Congreso la semana pasada que los agentes no han podido acceder a ningún celular relacionado con el ataque en San Bernardino.

Relacionado: Informe revela que los partidarios estadounidenses de ISIS prefieren Twitter como herramienta de radicalización

“Es un gran problema para nuestro equipo el no poder acceder a información que debería estar disponible, aun cuando un juez ha permitido el acceso a los dispositivos”, dijo Comey.

“Afecta nuestro trabajo de contra terrorismo… todavía tenemos uno de los celulares de los asesinos que no hemos podido acceder dos meses después de los ataques”.

Farook y su esposa, Tashfeen Malik le dispararon a 14 personas el 2 de diciembre en un evento de los compañeros de Farook. La pareja murió en una balacera con la policía.

El FBI cree que el ataque fue en parte inspirado en ISIS, ya que en la página de Facebook de Malik, había un mensaje de lealtad al grupo.

El comunicado de Cook finaliza diciendo que “desafían las expectativas del FBI con el más grande respeto por la democracia estadounidense y con amor al país. Pensamos que sería mejor reconsiderar los pedidos por las implicaciones que conlleva”.