Samsung cambiará los Galaxy Note 7 en los aeropuertos

Samsung anunció el lunes que los usuarios del Galaxy Note 7 podrán reemplazar su dispositivo en los aeropuertos estadounidenses.

La decisión viene luego de que el gobierno estadounidense prohibiera el Note 7 en los aviones.

Relacionado: Samsung y el Gobierno de Corea del Sur investigarán el Galaxy Note 7

“Hemos abierto un mostrador en el Aeropuerto Internacional de Incheon para que los usuarios puedan cambiar su Galaxy Note 7 por un terminal de otro modelo”, afirmó Samsung.

Los puntos de intercambio contarán con empleados de Samsung que además de hacer el cambio de equipo ayudarán a los usuarios con el paso de información al nuevo dispositivo. Según la empresa, los clientes podrán realizar el intercambio u obtener un reembolso completo.

Hace unas semanas, la Autoridad Federal de Aviación estadounidense prohibió llevar el dispositivo en el equipaje en todos los vuelos del país. Después de la restricción dispuesta por Estados Unidos, el ministro de Transporte de Japón también ordenó a todas las aerolíneas de ese país que prohíban completamente el abordaje con los Note 7, según el diario británico The Guardian.

También lo prohibieron las aerolíneas de Australia y Nueva Zelanda, las dos principales de Taiwan, Singapore Airlines y AirAsia. Mientras tanto, en Europa la aereolíneas Air Berlin, Lufthansa, Alitalia y British Airways también prohibieron el dispositivo en sus vuelos.

Samsung ha tenido que reaccionar rápido ante una situación que, además de las pérdidas económicas, ha afectado su reputación como el mayor vendedor de smartphones. Al comienzo, Samsung atribuyó los incendios a algunas baterías defectuosas y ordenó en septiembre la revisión de unos 2.5 millones de teléfonos. Sin embargo, terminó retirando el producto del mercado este mes al ver que el problema persistía.

Esta semana Samsung publicó una versión revisada de sus resultados financieros. La firma ha reducido drásticamente los beneficios previstos en un 33%.

Actualmente, solo hay estaciones de intercambio en los aeropuertos de Corea del Sur, Australia y Estados Unidos. Sin embargo, Samsung afirma que instalarán muchos más terminales para que los usuarios puedan entregar su teléfono.