Policía francesa comprará drones de vigilancia

Paris ha estado de luto durante el último año. El ataque a la sede de Charlie Hebdo y las explosiones que hubo a finales del año pasado en un estadio de fútbol y durante un concierto tienen a las autoridades reforzando la seguridad de la ciudad y el país.

Como siempre, la tecnología puede ayudar y Francia escogió utilizar drones para vigilar eventos.

Relacionado: Informantes sobre actividad terrorista en redes serían recompensados

Es común ver guardias de seguridad parados en puntos clave cuando hay eventos multitudinarios, vigilando la seguridad del sitio.

Pero es difícil ver bien el panorama desde el suelo, así que muchas veces, la policía hace uso de los techos en edificios cercanos para prevenir ataques terroristas y tener una mejor visibilidad.

También las cámaras de seguridad están usualmente ubicadas en sitios estratégicos pero no se caracterizan por tener una movilidad asombrosa. Están básicamente ubicadas siempre en el mismo lugar.

El torneo FIFA Euro 2016 se llevará a cabo en Junio y el Tour de Francia en julio de este año, por lo cual las autoridades francesas harán todo a su alcance para garantizar la seguridad de los eventos.

El gobierno francés piensa extender el estado de emergencia que se encuentra vigente desde noviembre del año pasado hasta que culminen los dos eventos deportivos mencionados anteriormente.

Según la publicación francesa Le Parisien, la policía está buscando adquirir dos drones que tienen velocidades de 22 millas por hora. Estos cargarían cámaras de seguridad con capacidad infraroja e imágenes térmicas. La definición de la cámara sería bastante alta, pues se espera que pueda leer placas de autos a 50 metros de distancia (164 pies).

El dron volaría a unos 30 metros (98 pies) de altura, pero puede volar hasta a 100 metros de altura  (328 pies), durante  30 minutos con una carga de un kilo.

Relacionado: Drones entregan bebidas en un café en Holanda

La publicación Le Figaro afirma que la policía planea gastar 429,600 euros (alrededor de $486,000 dólares) en estos aparatos y en la capacitación de los pilotos a distancia.

Algunos grupos de defensa de los derechos humanos han expresado cierto grado de inconformidad con esta compra.

Admiten que estos drones podrían ser muy útiles “pero debemos evitar los sistemas de vigilancia masivos”, afirma Maryse Artiguelong, vocera del grupo de Libertades y Tecnologías de la Información de la Liga de los Derechos Humanos.

“Es indispensable que las personas que vayan a estos eventos sean informadas de que están siendo vigiladas por drones equipados con cámaras de video”, añade Artiguelong.