Funcionarios alemanes detectan malware en un reactor nuclear

Los funcionarios de una planta de energía nuclear alemana encontraron malware en un sistema oficial, de acuerdo con un informe de Reuters. Esta planta en cuestión (Gundremmingen) se encuentra a unas 75 millas fuera de Munich.

El equipo infectado se instaló en 2008 para la visualización de datos asociados con el transporte de combustible, pero por ahora está siendo, cuidadosamente, desmontado y solucionado.  A pesar de las infecciones que afectan a este equipo, la operación de la planta no se ha visto comprometida.

Relacionado: Un virus podría convertir teléfonos Android en el perfecto espía

Esto se debe a que la computadora que fue utilizada para la visualización de estos datos, no estaba conectada a Internet. Ningún malware peligroso se activó, por lo que la única forma en que podría haberse desarrollado fue a través de algún USB.

Los funcionarios alemanes identificaron 18 unidades USB, que también estaban infectadas. Una vez más, las infecciones no estaban causando problemas ya que todos los sistemas utilizados estaban fuera del dominio de Internet. Aunque algún malware encontrado en el sistema sí que ha sido particularmente molesto.

W32.Ramnit es un virus que identificó Symantec por primera vez en enero de 2010. Viaja a través de las unidades extraíbles e intenta hacerse con las contraseñas de redes sociales y sistemas bancarios desde los navegadores.

Otro gusano informático, Conficker, fue descubierto por primera vez en 2010, intenta utilizar la máquina como parte de una red de ordenadores infectados, por lo general para atacar servicios. Es también un tipo de malware, keylogger, destinado, normalmente, a los usuarios con perfiles en las redes sociales.

Pero sin una conexión a Internet, ninguno de estos programas maliciosos podrían ser activado. Incluso si lo fuera, la máquina no se utiliza para acceder a sistemas bancarios o a redes sociales, por lo que estos ataques hubieran sido efectivamente inútiles.

Los funcionarios de la planta de energía han aumentado la seguridad cibernética de todos sus sistemas en respuesta a este malware. Las centrales nucleares se encuentran en el top de la lista de instalaciones que no quieren que un virus les infecte y no es difícil entender por qué podría convertirse en objetivo de los hackers.

En este caso, la central alemán tuvo suerte y este sistema en particular estaba separado de otras máquinas.