¿Te gustaría que el movimiento de tus labios pudiera desbloquear tu celular?

Además de las clásicas contraseñas y secuencias de números, en la actualidad no faltan otras maneras de desbloquear un teléfono inteligente, como las huellas dactilares, reconocimiento de rostros y comandos de audio. Pero ahora, un equipo de investigadores de la Universidad Bautista de Hong Kong ha añadido otra manera: tu teléfono podría leer tus labios.

A primera vista, usar el movimiento de los labios para autenticar un dispositivo podría parecer un método frívolo para lograr algo que ya hacemos todos los días con bastante facilidad. Sin embargo, existen interesantes razones para el desarrollo e implementación de esta idea, que el líder del proyecto Yiu Ming Cheung  explicó al South China Morning Post.

RelacionadoNiña usa la huella digital de su mamá dormida para comprar regalos en su teléfono

Muchas formas de autenticación se basan en el lenguaje, o números, o una interfaz de software compleja. Lo que hace diferente la lectura de labios es que cualquier persona, en cualquier lugar puede decir una palabra o hacer un movimiento con su boca. Lo que lo hace aún más ingenioso es que no existen dos personas que hablen o se muevan exactamente de la misma manera.

“Si un impostor repite la misma frase, será rechazado por el sistema”, explicó el ingeniero informático. “Puedes usar inglés, cantonés o mandarín. Incluso puedes imitar a un pájaro cantando”, añadió, lo cual da a entender que también, por supuesto, podríamos usar inglés o español.

Cheung agregó que, al igual que otras tecnologías biométricas, el usuario tendrá que repetir y demostrar la acción varias veces para que el sistema pueda construir una serie de respuestas aceptadas en el sistema para basar un desempeño adecuado. Es decir, que tendrás que repetir varias veces la misma frase al realizar la configuración, de la misma manera que debes colocar tu dedo varias veces en el sensor para asegurar la identificación correcta de tu huella digital.

En este momento, Cheung dice que su equipo ha logrado un nivel de precisión del 90 por ciento. Sin embargo, uno de los principales obstáculos para la implementación a gran escala sería garantizar su funcionalidad en una variedad de diferentes condiciones de iluminación. El sistema sería más difícil de engañar con una grabación de video, de la forma en la que los sistemas de reconocimiento facial podrían ser burlados con una fotografía.

Se reporta que la universidad habría patentado la tecnología y está explorando opciones para la comercialización. Cheung dice que espera que el sistema pueda estar listo para uso público dentro de un año de desarrollo final.