Bose enfrenta demanda legal por espiar a usuarios de sus audífonos inalámbricos

Los dispositivos de Bose son los favoritos de muchos amantes de la música y sonido de calidad, pero ahora, esa compañía esta enfrentando una demanda legal por supuesta invasión de privacidad a través de uno de sus productos más populares.

Según reporta Reuters, Bose Corporation está siendo demandada por espiar a sus usuarios de audífonos inalámbricos mediante el uso de una aplicación que realiza un seguimiento de la música, podcasts y otros tipos de audio que escuchan, y violar sus derechos de privacidad mediante la venta de la información sin su permiso.

La queja oficial fue presentada el martes por Kyle Zak en una corte federal en Chicago. Christopher Dore, uno de los abogados que lo representan, dijo en una entrevista que los usuarios “deberían sentirse incómodos” con esta situación. “La gente se pone los auriculares en la cabeza porque piensan que son privados, pero podrían estar proporcionando información que no quieren compartir”.

Esta demanda es una de las muchas quejas de usuarios que acusan a varias otras compañías de recopilar información de los clientes para beneficiarse a través de su venta a terceros, o usándola para solicitar más negocios que son de alguna manera personalizados basados en sus descubrimientos.

En el caso de Bose, Zak dijo que tomó la sugerencia de la compañía de “sacar el máximo provecho de sus auriculares” QuietComfort 35 descargando su aplicación y proporcionando su nombre, dirección de correo electrónico y número de serie del producto que acababa de comprar. Sin embargo, afirma que se sorprendió al saber que Bose envió “toda la información disponible” de su smartphone a otras compañías. Una de las mencionadas es Segment.io, cuyo sitio web promete recopilar datos de los clientes y “enviarlos a cualquier parte”.

“La conducta de los acusados ​​demuestra un descrédito total por los derechos de privacidad de los consumidores”, dijo la queja. Hasta el momento, Bose no respondió a las solicitudes de Reuters para dar su posición sobre esta demanda que podría costarle “millones de dólares en daños y perjuicios para los compradores de auriculares y altavoces, incluyendo QuietComfort 35, QuietControl 30, auriculares inalámbricos SoundLink Around-Ear II, SoundLink Color II, SoundSport Wireless y SoundSport Pulse Wireless”.