Enseñarán a los robots a sentir dolor

Un grupo de científicos de la Universidad Leibniz en Hannover han desarrollando un sistema de sensores que emula la piel para que los robots puedan sentir dolor, reporta la BBC.

El propósito del proyecto es darles el mismo instinto de autoprotección que nos caracteriza a los seres humanos. De esa manera, los robots podrían mantenerse con vida ante situaciones complejas.

Relacionado: ¿Nueva amenaza? Tus próximos tenis Adidas también las harán unos robots

Un robot debe ser capaz de detectar y clasificar posibles daños y poner en marcha medidas de prevención adecuadas, dijeron los científicos.

Por ejemplo, la tecnología ayudaría a evitar que los robots se dañen mientras trabajan, porque los robots reaccionarían al dolor rápidamente. Dicha tecnología también se podría utilizar para proteger a las personas que trabajan al lado de un robot, ya que el robot estuviera consciente de cada vez que le haga daño a un ser humano.

En el vídeo publicado por los científicos, podemos ver que el robot del experimento es capaz de reconocer y clasificar diferentes tipos de dolor.

El mecanismo de sensores funciona a través de un tejido que simula la piel humana y con todo un sistema nervioso situado debajo de este tejido. El “cerebro” del aparato tendría la capacidad de estudiar todos sus sistemas y determinar si debe parar o si puede aguantar un poco más de “dolor”.

Varios expertos discuten sobre hasta que punto deben llegar estas características humanas a los robots. Algunos piensan que los robots deberían superar nuestras capacidades cognitivas, mientras que otros afirman que deberían de tener las mismas limitaciones que los humanos.

Sin embargo, los los científicos afirman que el objetivo no es humanizarlos, sino que mejorar su capacidad de supervivencia.

En abril, un equipo dirigido por Mayue Shi desarrolló una piel artificial con sensores para que los robots puedan reconocer el contacto y la fuerza de la interacción que tiene con los seres humanos. Investigadores en Corea del Sur también han desarrollado una piel que puede detectar grados de humedad.