Esta súper máquina imprime alimentos en 3D y cocina

De todas las posibles aplicaciones de la impresión en 3D, una de la que menos oímos hablar es la de utilizar aditivos para la impresión de alimentos. Mientras que algunos restaurantes han experimentado con esta tecnología para obtener interesantes resultados, no es algo en lo que piense la mayoría de la gente como posible compra para el hogar.

Eso es algo que los investigadores de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York quieren cambiar con su concepto de una impresora 3D de alimentos, lo que podría encajar cómodamente en casi cualquier cocina.

Relacionado: Innit, la iniciativa mexicana que le agrega tecnología a tu comida

“Lo que quería hacer era crear una máquina que pudiera explicar a la gente lo que será la función principal de la impresión de alimentos en 3D, y cómo una impresora de este tipo puede encajar en la vida diaria”, dijo el estudiante graduado en diseño industrial, Drim Stokhuijzen, a Digital Trends . “Yo quería que esto fuera la máquina de café de las impresoras 3D”.

Trabajando junto con el profesor de ingeniería mecánica, Hod Lipson, y el chef y director de la tecnología de alimentos en el Centro Internacional Culinario, Hervé Malivert, esta impresora 3D basada en la alimentación de Stokhuijzen es capaz no sólo de crear alimentos impresos en 3D (ICC) (impreso a partir de varios ingredientes que forman la base de un puré congelado), sino también para cocinar directamente después.

En este momento, sólo se trata de una concepto para un producto que podría ser una realidad en 2020 -pero todo se basa en las tecnologías del mundo real, y es una mirada fascinante hacia el futuro inmediato del hogar-. Stokhuijzen dice que su interés en el proyecto apareció, en parte, por su propio deseo de entender por qué la impresión en 3D de una comida es importante. “Hoy en día, estamos en un mundo en el que los alimentos van de la granja a la mesa y donde todo tiene que ser orgánico, fresco y sostenible”, dijo.

“Ese mundo y el mundo de la impresión 3D parecían contradictorios, pero no para mí”. Por ejemplo, Stokhuijzen señala que los alimentos imprimidos en 3D supondrán desperdiciar menos comida, ya que la gente sólo imprimiría lo necesario.  La capacidad de crear capa por capa los alimentos también hace posible tener un control preciso sobre el contenido nutricional de los mismos. Para los cocineros más aventureros, también abre nuevas posibilidades para atreverse con creaciones que serían imposibles de otra forma.”La impresión de comida está todavía empezando su viaje,” dijo. “Pero creo que es una visión realista de lo que las impresoras 3D de alimentos serán, cómo van a trabajar, y cómo van a interactuar con el consumidor.”