Australia Post, dispuesta a probar la entrega de correo con drones

El cartero ya no sólo temerá a los perros de los vecinos, sino que ahora también a un particular zumbido. No es que los cuadricópteros le vayan a atacar, sino que más bien podrían quitarle el trabajo.

Australia Post, un servicio de entrega Down Under, empezará a probar en dos semanas el uso de aviones no tripulados para la entrega de paquetes.

Relacionado: El servicio postal de Suiza repartirá el correo con drones este verano

Las primeras pruebas tendrán lugar en Melbourne. Australia Post ha explicado que se tratará de aviones no tripulados de ARI Labs, una firma de aplicaciones domésticas de aviones no tripulados.

“Estamos explorando añadir este servicio a nuestros múltiples métodos de entrega”, ha subrayado el director ejecutivo de Australia Post, Ahmed Fahour. “Estamos bastante seguros de que si las pruebas salen bien, vamos a ser capaces de ofrecer este servicio experimental hacia el finales de este año.”

Estos cuadricópteros son capaces de entregar paquetes con un peso aproximado de 2,5 libras, pero no harán trayectos largos en su viaje inaugural. El tiempo total de vuelo de estos cuadricóptero será de 15 a 20 minutos, y se llevará a cabo a lo largo de 50 localizaciones dos veces a la semana en “una ubicación metropolitana exterior”, según el gerente general de plataformas de comercio electrónico de Australia Post, Ben Franzi.

En última instancia, el objetivo de estas pruebas iniciales es determinar hasta qué punto los drones pueden ser fiables en términos de la entrega de correo postal y paquetes. La clave de su éxito será la distancia que estos dispositivos no tripulados puedan recorrer y qué tipo de objetos puedan recoger y entregar de manera segura.

Si resultan útiles, Australia Post ve como una gran oportunidad poder utilizar estos aviones no tripulados en la entrega de paquetes a las personas que se encuentran en las zonas rurales, especialmente aquellas en las que los buzones suelen estar bastante lejos de la puerta principal.

Pero Australia Post intenta calmar a los ciudadanos e insiste en que tiene previsto ningún plan de correo céntrico-postal con drones. “Nos tomamos la seguridad muy en serio”, subraya Fahour. “Sólo vamos a ponerlo en práctica una vez que estamos 100% seguros de que es seguro y fiable”.