Samsung se lo pondrá difícil a Oculus y HTC con unas nuevas lentes de realidad virtual

Las gafas Samsung Gear VR son una excelente introducción al maravilloso mundo de la realidad virtual (VR). Con un teléfono compatible con ellas, te proporcionarán varias horas de diversión.

Ahora bien, exceptuando que necesitas un teléfono y que las experiencias más inmersivas de realidad virtual las proporcionan aquellos que no lo necesitan, como HTC Vive y Oculus Rift, ¿crees que estará contenta Samsung estando en el top de gafas de VR ligadas a teléfonos? No, no lo está.

Relacionado: Samsung Gear 360 podría ser la cámara de RV que has estado esperando

Por ello, Samsung estaría trabajando en dispositivos de realidad virtual inalámbricos que no necesiten de un teléfono inteligente para actuar, de acuerdo con el director de software y servicios de I+D de Samsung, Injong Rhee.

En una conferencia de desarrolladores en San Francisco, también se avanzó que estos futuros dispositivos de realidad virtual podrán disponer de nuevas funciones para detectar la posición y los movimientos de las manos y algunos gestos.

Pero, si los planes de Samsung van en esa dirección, entonces surge una duda. Samsung ha colaborado con Oculus en las Gear VR, una alianza que ha ayudado, en gran medida, al éxito de este dispositivo, a la calidad de la lente, pero también a las aplicaciones disponibles. Entonces, ¿continuará Samsung con esta relación para crear sus gafas nuevas o irá por libre?

Después de todo, unas gafas de Samsung que funcionen sin un teléfono sería competencia directa de las Oculus Rift. Sin embargo, y por desgracia, es poco probable que obtengamos una respuesta a esta pregunta en breve.

Rhee ha señalado que “la realidad virtual es increíble, pero que la industria necesita madurar todavía”, y que unas gafas Samsung de realidad virtual con todas las funciones de seguimiento todavía puede tardar años en lanzarse.

No obstante, las Gear VR ofrecen tal calidad y la experiencia de realidad virtual que proporcionan es tan buena, que nos emociona pensar en unas gafas que no estén ligadas a un fabricante, incluso aunque esto no vaya a ser una realidad a corto plazo.