Google quiere convertir la realidad virtual en un universo positivo

No importa cómo navegues o a qué portales accedas de Internet, que si existe la capacidad de una interacción social, es probable que haya al menos un individuo que provoque o moleste a otros usuarios.

Este fenómeno se ve con mucha frecuencia en los foros y en secciones de comentarios, entonces, ¿qué va a impedir que esto ocurra en la atmósfera envolvente de una experiencia de realidad virtual?

Relacionado: La realidad virtual se instalará pronto en Google Chrome

Ante la posibilidad de que ocurra, este asunto se ha convertido en una verdadera preocupación para el equipo de Daydream de Google, según informa UberGizmo. Por ello, se han puesto manos a la obra para encontrar una solución a este posible problema, que podría hacerse más visible a medida que esta tecnología se extienda.

En un post en el blog de desarrolladores de Google se detalla un escenario donde el equipo de Daydream encontró que su contenido estaba siendo utilizado como telón de fondo para este tipo de interacciones sociales negativas. Algunos usuarios se habían metido en una tienda virtual para probarse varios sombreros, gafas de sol y otros accesorios, pero no pasó mucho tiempo hasta que ciertos individuos trataron de colocar algunos objetos sobre sus amigos, incluso decidieron oscurecer la visión de los demás con un sombrero colocado directamente en su línea de visión.

Esto, en realidad, puede que no suene como un gran problema, incluso como una manera de divertirse con los amigos. No obstante, si se trata de entornos virtuales donde unos pueden interactuar con otros, que se pueda increpar o fastidiar la experiencia de otros no es nada deseable ni agradable. El espacio personal es importante, incluso en un entorno virtual. Además, otro ejemplo ofrecido por el diseñador Robbie Tilton, se refiere a un proyecto virtual para un juego de póquer.

El equipo encontró que los jugadores a veces intentaban robarle fichas a un rival cuando éste abandonaba su silla durante el juego e intentaron frenar este tipo de comportamientos. La idea funciona en ambos sentidos también, es decir, es importante también promover la interacción positiva. Tilton describe otro proyecto en el que los jugadores podían chocarles la mano a otros acompañando este efecto con una animación de fuegos artificiales y un sonido fuerte. Y, finalmente, esta acción resultó ser mucho más popular de lo esperado entre los usuarios, dando lugar a un resultado muy espectacular.

Las interacciones sociales en un entorno de realidad virtual plantean desafíos completamente diferentes a las que se llevan a cabo a través de Internet. A medida que el hardware utilizado para ejecutar este tipo de experiencias continúa avanzando, la investigación realizada por el equipo de Daydream podría permitir que el software evolucionara, en esta ecuación, a un ritmo similar para evitar problemas de este tipo.