El voto latino, los medios sociales, y Trump

Los medios sociales han revolucionado y cambiado profundamente la dinámica electoral

Excepto por los tres debates presidenciales que vi por televisión, todo lo que sé de la campaña electoral — desde las publicaciones de mis amigos, hasta las noticias, los tweets, y los memes — lo he encontrado en internet. Esta campaña electoral es única, no solo por tratarse de dos candidatos insólitos: Hillary Clinton, que de ganar, sería la primera mujer presidente de los Estados Unidos, y Donald Trump, el candidato menos calificado para gobernar en la historia de este país.

Para los medios de comunicación, Trump es el cuerno de la abundancia, y la propagación de sus mensajes es consumida en su mayoría por internet. Por su parte, y porque ha gastado muy poco dinero en medios, Trump mismo utiliza Twitter como su tribuna y medio de comunicación principal, fuera de sus apariciones en persona.

Relacionado: Trump lanza programa de TV a través de Facebook Live

Desde el principio, Trump estableció el tono racista y demagógico de su campaña declarando que México envía a Estados Unidos exclusivamente a violadores y criminales. El oprobio de la gran mayoría de los latinos no se hizo esperar, manifestado, entre otras maneras, con piñatas con su efigie y memes del Chapo esperándolo afuera de Trump Tower.

Trump añadió leña al fuego ofendiendo a los musulmanes, a los descapacitados, a los afroamericanos, a los veteranos, a las mujeres, y en el último debate, con su cómica y anacrónica frase de “bad hombres”, de vuelta a los mexicanos. Su estrategia ha sido utilizar un discurso de negatividad e incitación a la violencia sacado del manual de dictadores demagogos. Trump alimenta la visión distorsionada y paranóica que tienen muchos de sus seguidores de la inmigración ilegal, la cual de hecho ha disminuido en los últimos años.

Era de esperarse que el partido republicano haya perdido el voto latino como consecuencia. Lo que me preocupa es que suceda algo al estilo Brexit, el reciente plebiscito británico para abandonar la Unión Europea el cual sorprendió a muchos ingleses que se quedaron en su casa porque supusieron, erróneamente, que los demás iban a salir a votar en contra. Esto no nos puede pasar.

immigration_reform_leaders_arrested_1

Me preocupa que los hispanos se sientan tan seguros de que Trump perdió el voto latino o de que ya ganó Hillary, que no salgan a votar, por desidia, cinismo, falta de costumbre, porque las elecciones se realizan en un día de trabajo, o porque, como en Brexit, creen que los demás nos encargaremos de poner a Trump en su lugar.

Según un reporte del Pew Research Center, 81% de los hispanos en este país usan el internet. Aquellos que tenemos acceso a internet, no tenemos excusa. Hoy en día uno puede registrarse para votar y enterarse de todo lo que acontece sobre las elecciones, no sólo presidenciales sino del congreso, en la red.

Somos el grupo étnico con la proporción más alta de jóvenes. Los millenials (aquellos que nacieron entre 1982-2004) representan el 44% de los latinos. La edad promedio de los 35 millones de hispanos nacidos en los Estados Unidos es solo 19 años. Unos 27 millones de hispanos pueden votar, de los cuales unos 11 millones son millenials.

Sin embargo, sabemos que los jóvenes tienden a no registrarse, no salen a votar y, si se parecen a sus contrapartes blancos o afroamericanos, no sienten que ninguno de los dos candidatos los representa. Es por eso que la campaña de Hillary Clinton está haciendo esfuerzos enormes en medios sociales por obtener el voto de los millenials mediante videos con celebridades, entre otras cosas. También ofrece la oportunidad a voluntarios bilingües de hacer llamadas en español en estados clave como Florida para registrar a los hispanos o exhortarlos a votar, y de hacer tu propio video para compartir en Facebook.

Afortunadamente existen organizaciones como Voto Latino que están haciendo esfuerzos para captar a estos jóvenes. Cuentan con el apoyo de celebridades como Rosario Dawson (cofundadora de la organización), América Ferrera, Pitbull, John Leguizamo y muchos otros. Voto Latino también está presente en todos los medios sociales. Y si esto no es suficiente, tenemos a Tiburcio, que posiblemente sea el más efectivo de todos.

No cabe duda que los medios sociales han revolucionado y cambiado profundamente la dinámica electoral. Han puesto esta información (y también mucha desinformación) al alcance de nuestras manos. Es nuestra responsabilidad asegurarnos de que la obtenemos de fuentes profesionales y fidedignas.

Sin embargo, en las elecciones del 2012 solamente 48% de los ciudadanos latinos votaron. Para mí, esto es inexplicable y trágico. Yo vengo de México, un país que mantuvo una dictadura de partido disfrazada de democracia durante más de 70 años. Y sin embargo, cuando cumplí 18 años, a pesar de saber que quizás nada cambiaría, salí a votar. Desde que soy ciudadana norteamericana, siempre he votado.

El voto es uno de los pocos derechos que podemos ejercer libremente para hacernos escuchar y tener un impacto en la política y la sociedad de nuestro país. Es fundamental que nos hagamos contar como ciudadanos y expresemos nuestra voluntad a través del voto, no importa nuestra edad, en qué estado vivimos, o nuestra ideología.

Yo espero que todos los votantes latinos estén bien informados y hagan su tarea: investiguen dónde y cuando registrarse, en dónde les toca votar, y lo más importante, que el 8 de noviembre salgan a votar en números abrumadores.

Estas elecciones son históricas y extremadamente importantes. El destino de este país está en nuestras manos. Como dice Tiburcio, hay que votar.

Yehudit Mam es la cofundadora de DADA, una red social de colaboración creativa, y escribe en sus blogs The Grande Enchilada, I’ve Had It With Hollywood.

Sus articulos han aparecido en Fusion, Out.com, Reforma y otros. 

@grandenchilada

La expresiones publicadas en este artículo reflejan la opinión de la autora y no de Digital Trends en Español.

The views expressed here are solely those of the author and do not reflect the beliefs of Digital Trends.