San Francisco se queda sin árboles por culpa de Apple Park

¿Quieres plantar un árbol y vives en el área de la nueva sede de Apple en California? Buena suerte en encontrarlo.

Los planes de Apple de plantar 9,000 árboles en Apple Park están poniendo presión en el mercado local, obligando a los contratistas que trabajan en otros proyectos de San Francisco a obtener árboles de Estados cercanos, según informa Cult of Mac.

La compañía es conocida por tratar de acaparar el mercado de ciertos dispositivos y de alejar a competidores, pero un nuevo informe revela que Apple está trayendo sus tácticas también al mercado arbóreo, aunque éste no sea su objetivo.

El líder del área de jardinería de uno de los proyectos de tránsito de San Francisco, Patrick Trollip, dijo a San Francisco Chronicle que Apple se ha convertido en su mayor obstáculo porque la empresa sigue comprando todos los árboles en los centros de jardinería a lo largo de la costa.

“Comprar árboles es un negocio sorprendentemente dificultoso. Y ha sido especialmente difícil encontrar especímenes deseables porque Apple ha estado comprando miles de árboles para su nueva sede en Cupertino”, dijo Trollip.

Ahora cada vez que Trollip y su equipo encuentran un árbol, lo marcan con una etiqueta amarilla para que nadie más, como Apple, pueda comprarlo. Eventualmente todos los árboles marcados son trasladados a un vivero en Sunol, donde el equipo del proyecto tuvo que arrendar 4 acres. sin embargo, parece que esto no es suficiente par completar sus proyectos, obligándolos a importar árboles de estados aledaños, lo que multiplica los costos.

Durante los pasados meses, Apple ha revelado paulatinamente más detalles sobre su nuevo centro de desarrollo y trabajo, aunque algunos de esos detalles han demostrado ser frustrantes. Pero un proyecto de esta magnitud toma tiempo, y al parecer, una masiva cantidad de árboles.

“Steve estuvo inspirado y emocionado por el paisaje de California, por su luz y su expansividad. Era su escenario favorito para retirarse y pensar. Apple Park capta su espíritu asombrosamente bien”, dijo Laurene Powell Jobs, la viuda del fallecido CEO, en un comunicado en febrero. “Steve habría florecido, como seguramente lo hará la gente de Apple, en este campus luminosamente diseñado”.