¿Pagarías $500 dólares por beber café como un astronauta?

¿Cómo toman café los astronautas? ¡En una taza espacial, por supuesto! Y ahora, los entusiastas del espacio pueden también tomar café como un astronauta en tazas especialmente diseñadas y aprobadas por la NASA.

Originalmente desarrolladas para su uso en la Estación Espacial Internacional (ISS) por IRPI, una firma con sede en Oregon que se especializa en sistemas para naves espaciales, estas tazas están ahora disponibles a través de Spaceware.

Relacionado:  No necesitas ser un astronauta para explorar Marte


El diseño se originó en el 2008 cuando el astronauta Don Petit de la NASA pidió a esta compañía que le ayudara a diseñar una nueva forma de consumir bebidas en el espacio. Durante décadas, los astronautas tenían que beber usando bolsas con popotes o pajitas, y Petit estaba aparentemente cansado de hacerlo de esta manera. Con la guía del IRPI, el astronauta elaboró una taza improvisada de materiales a bordo de la ISS, usando una película de transparencia y aprovechando la mecánica de la tensión superficial, la humectación y la geometría de los contenedores, para simular perfectamente cómo se toma una bebida en la tierra gracias a la fuerza de la gravedad.

Cuando Italia envió una máquina de café expreso a la estación para que un astronauta italiano pudiera disfrutar un poquito del sabor de su tierra, Mark Weislogel de IRPI se dio cuenta de que era un momento oportuno para transformar el antiguo diseño en un producto real que podría funcionar en gravedad cero y cumplir los estrictos requisitos de ISS.

La compañía desarrolló una taza que pasó las estrictas regulaciones para los instrumentos de ISS incluyendo la seguridad de alimentos, inflamabilidad, y pruebas de transparencia. Luego probaron el diseño en el Dryden Drop Tower de la Universidad Estatal de Portland aprobada por la NASA, encargando seis copas espaciales impresas en 3D para ser enviadas a la ISS para su uso en el experimento de Capilares 2015.

“Antes del lanzamiento de las tazas, no se podía tener bebidas calientes flotando en contenedores abiertos en la estación espacial”, dijo Weislogel a Digital Trends, “pero ahora es posible”. Spaceware ahora está buscando desarrollar algunas herramientas de cocina más para su uso en la ISS, incluyendo un plato de sopa, una cuchara y una taza de té. “Solo imaginemos en cómo funcionarán esas cosas cuando la gravedad deje de ejercer su fuerza”, dijo Weislogel. “Seguramente que van a parecer objetos extraños, pero su función nos hará sonreír”.

Pero tomar café espacial no te resultará nada barato. Spaceware está vendiendo dos versiones de las tazas espaciales especialmente diseñadas. La taza oficial aprobada por la NASA, construida en 3D y certificada para el vuelo, te costará $500 dólares. No es para uso diario, y no es ni siquiera segura para usarla en el lavaplatos. Más bien, la compañía dice que el usuario debería “pensar en esta taza como un poco de arte, ciencia e historia espacial, todo en uno”. Pero si tus bolsillos no pueden cubrir el precio de este pedacito de arte e historia, hay una versión de porcelana disponible en cuatro colores por $75 dólares.