¿Por qué estos científicos lanzaron un pastel de carne al espacio?

Hace unos días, las personas que salieron del restaurante Fox Pub en Wigan después de desayunar, se encontraron con una escena surreal. Un grupo de hombres con batas blancas de laboratorio estaban en el estacionamiento, mirando hacia el cielo.

No se trataba de un culto extraño, ni de personas tratando de ver un OVNI. En lo que ellos mismos describieron  como “un día monumental para Wigan”, estos científicos del Reino Unido estaban viendo hacia las nubes para tratar de vislumbrar lo que habían lanzado al cielo: nada menos que un pastel de papas y carne.

Relacionado30 imágenes del espacio que te dejarán asombrado


¿Por qué lo hicieron? Aunque la respuesta en un inicio no tenga mucho sentido, dijeron que lo hicieron para ver que, si después de que aterrizara, el pastel sería más fácil de comer. La razón principal: ganar el Campeonato Mundial de Comer Tartas la próxima semana.

El pastel fue enviado hacia el cielo en un globo meteorológico, con una cámara adjunta para grabar cada momento de su emocionante ascenso. Tony Callaghan, quien eligió su restaurante favorito para el lanzamiento, dijo que había reclutado un grupo de jóvenes fanáticos del espacio para ayudar con la misión.

“Queríamos ver si la altitud afecta la estructura molecular de [la tarta] y así hacerla más fácil de comer durante la competencia”, dijo.  Antes de que pudieran lanzar el pastel, sin embargo, el equipo tuvo que obtener el permiso de la Autoridad de Aviación Civil, que sólo aprobaría el despegue si la condiciones del tiempo fueran adecuadas.

Afortunadamente, los cielos estuvieron claros en el día. Entonces, amarraron la tarta a un globo meteorológico con la esperanza de que alcance una altitud de menos 100.000 pies. En este punto, se supone que estallaría, y sus pedazos podrían caer alcanzando velocidades de hasta 100 mph.

La tarta, que estaba equipada con un reflector de radar para asegurar que otros aviones la recojan a medida que recorran su trayectoria habitual, tomó algunas fotos y videos increíbles durante su viaje único.

Si el día hubiese sido particularmente ventoso, habría la posibilidad de que la tarta pudiera flotar más allá de lo planeado, posiblemente aterrizando en el Mar del Norte o incluso en Europa, dijeron. Afortunadamente, aterrizó tres horas más tarde, después de alcanzar una altura de 29 millas, en North Yorkshire.

Tony dijo: “Estamos haciendo esto porque buscamos continuamente ir a donde la humanidad nunca ha ido antes”. Un grupo de Sent into Space recuperó el pastel en Bentham, North Yorkshire, donde había aterrizado. Lo encontraron en medio un campo de ovejas. Seguramente se alegraron de que estos bovinos no coman carne.