Fairphone reitera en Barcelona su compromiso con la telefonía sostenible

Fairphone, la empresa dedicada a la fabricación de smartphones “éticos” —diseñados y producidos con el mínimo impacto negativo posible sobre las personas y el planeta— , celebró una conferencia de prensa en el MWC de Barcelona este pasado27 de febrero. Consecuentes con su política, no había allí ningún nuevo dispositivo en exhibición. En su lugar, su CEO Bas van Abel reveló que más de 125,000 Fairphones han sido vendidos a día de hoy.

Todos los propietarios de un Fairphone 2 estarán encantados de saber que el dispositivo está configurado para obtener una actualización de Android 6.0 “en las próximas semanas”. Es una buena noticia, sí, aunque también se debe señalar que el Android 7.0 Nougat está también disponible.

Relacionado: Fairphone 2, un teléfono ético y fácil de arreglar

El mensaje de sostenibilidad fue lo primero y lo fundamental, y los presentes pudimos enterarnos que Fairphone ha recogido casi 100,000 teléfonos móviles desde Ghana hasta la fecha con el fin de extraer y reutilizar los minerales dentro. También continúa trabajando para encontrar alternativas a los minerales “conflictivos” y  mejorar la eficiencia en la cadena de suministro, reduciendo así la huella ambiental de sus dispositivos.

El diseño modular del Fairphone 2 hace que sean muy fácil de reparar. De hecho es el único dispositivo que obtiene las máximas calificaciones de iFixit para la reparabilidad.

“Este es el primer y único teléfono inteligente que recibe una puntuación perfecta, y el diseño modular es un factor muy importante”, explicó el director de iFixit, Matthias Huisken. “Fue muy impresionante poder reemplazar una pantalla en unos pocos segundos y sin usar herramientas”.

La facilidad de reparación y su modularidad tienen el fin de prolongar la vida útil del dispositivo. Esto significa que el nuevo módulo de cámara —que incluye la delantera y trasera— será fácil de instalar para los propietarios, requiriendo sólo de tres tornillos.

Fairphone ofrece una amplia gama de módulos para las funciones básicas del teléfono, incluida la batería, que Huisken describió como un “reloj de la muerte” para los dispositivos que no pueden reemplazarlas. Fairphone ha vendido 70,000 piezas de repuesto hasta el momento, y las reparaciones de bricolaje han anotado una tasa de éxito del 95 por ciento.

Durante la conferencia, también se puso relieve a varias alianzas que Fairphone, ha establecido con otras empresas, incluyendo Ubuntu, Sailfish de Jolla y Uhuru Mobile de Teclib.

En el futuro inmediato, Fairphone tiene la intención de mejorar su ecosistema de partes modulares, con la esperanza de hacer lo más fácil posible para prolongar la vida útil de sus productos. También está trabajando para fortalecer los negocios allí donde exista  un nuevo interés en la idea de un teléfono de fácil mantenimiento, los cuales podrán durar cinco años o más.