El próximo Presidente tendrá que arreglar el Wi-Fi de la Casa Blanca

Al próximo Presidente de los Estados Unidos le espera una dura batalla … contra el Wi-Fi de la Casa Blanca.

El Presidente Obama y su esposa Michelle confesaron en una entrevista a Gayle King, que su hogar “es un edificio viejo, así que hay muchos puntos muertos donde el Wi-Fi no funciona”, dijo el Presidente.

Relacionado: Facebook se beneficia de la elección presidencial

A pesar de que no será un tema de conversación hoy en New Hampshire, donde se llevan a cabo las elecciones primarias, es posible que se añada a la lista de futuros dolores de cabeza del Presidente que tome posesión el próximo año.

A pesar de que la administración Obama está haciendo lo posible por dejar el problema resuelto antes de mudarse, no prometen nada. La Primera Dama incluso mencionó que sus hijas Sasha y Malia viven “irritadas” por ese problema.

Este asunto tecnológico ha sido recurrente durante la administración Obama. De hecho, fue uno de los primeros indicadores de que su Presidencia iba a ser muy diferente a lo que él había pensado.

En una conferencia hecha en Chicago durante el 2011, Obama dijo que “siempre pensó que iba a tener teléfonos y cosas interesantes” al llegar a la Casa Blanca, pero la realidad es que “estamos 30 años atrasados”.

De acuerdo a un perfil hecho por el Washington Post en el 2009 sobre los primeros días del gobierno de Obama, la Casa Blanca tenía pocos portátiles y los computadores tenían versiones viejas del software de Microsoft.

Relacionado: Presidente Obama busca asignar $4 mil millones de dólares a la educación en informática

Según un memorando enviado en octubre del año pasado desde la Casa Blanca a la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB), la Casa Blanca tiene $50 billones de dólares para gastar en tecnología a través de miles de contratos.

En ese documento, la Casa Blanca insta a la OMB a reducir el número de contratos y estandarizar los aparatos, con los mejores productos.

Sabemos que es prácticamente imposible que la Casa Blanca se transforme en un “hogar inteligente” de la noche a la mañana, pero lo menos debería tener es una señal de Wi-Fi decente.

Sin duda, los Obama no se han quedado con los brazos cruzados y por el bien del país, esperamos que la conexión a internet no sea un problema para el próximo Presidente.