Google ha recibido muchas solicitudes para dar de baja la página de la Casa Blanca

¿Piensas que la gente espera mucho de ti? Google entiende cómo te sientes. El gigante tiene experiencia en esta área, cuando se trata de pedidos y no se trata únicamente de su motor de búsquedas.

De acuerdo a su más reciente Reporte de Transparencia, la empresa ha tenido que lidiar con más de un millón de solicitudes para dar de baja sitios de internet.

Relacionado: “Querido Jefe Google…” Niña recibe respuesta del CEO a una carta pidiéndole trabajo

De hecho, las URL individuales ascienden a miles de millones y los pedidos han aumentado significativamente desde el año pasado, debido a la incursión de un proceso automatizado  que identifica infracciones de derechos de autor.

Esto ha generado que los pedidos aumenten para Google. No se trata únicamente de sitios piratas, se trata también de una gran cantidad de sitios web legítimos que han sido reportados. La Casa Blanca, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, así como la NASA, Netflix, la BBC y el New York Times han sido acusados de tener contenido que debe ser dado de baja.

Claramente, Google no acepta todas las solicitudes. Por ejemplo, IMDb tiene usualmente varias URL reportadas a Google, pero Google no las va a dar de baja. “No aceptamos estas solicitudes cuando no incluyen información necesaria o cuando sospechamos que son fraudulentas”, afirma Google.

¿Qué es entonces lo que está sucediendo? ¿Se trata de errores inocentes? ¿Fallas en el sistema? En algunos casos, seguramente lo son, pero el reporte de transparencia sugiere que en algunos casos se trata de gobiernos que están buscando dar de baja contenidos en la web.

Relacionado: Google le hace la guerra a noticias falsas en Argentina, Brasil y México

En otros casos de trata de solicitudes que no tienen ni pies ni cabeza. El reporte da un ejemplo sobre una firma anti piratería que representa una firma de música, la cual “pedía que se eliminaran de la lista docenas de páginas que contenían la palabra “café” en el título. Estas URL no tenían nada que ver con el trabajo protegido por derechos de autor”. Google no aceptó la solicitud para eliminarlas de su motor de búsquedas.

Puedes leer al reporte completo aquí.