La policía pide que Alexa les ayude a resolver un crimen

A medida que los dispositivos que nos rodean continúan adquiriendo más inteligencia, hay cada vez más controversia con respecto al acceso de terceras personas a la información privada de cada usuario. Sin ningún precedente específico establecido, cada instancia de una solicitud legal de información personal podría sentar un precedente y una serie de futuras consecuencias.

En diciembre, el departamento de policía de Bentonville, Arkansas, decidió sumergirse en este debate actual solicitando acceso a un dispositivo de Amazon Echo. ¿La razón? Ellos creen que podría contener información relacionada con un asesinato ocurrido en el 2015. A pesar de que la policía ya ha obtenido algunos datos del dispositivo, parece que está buscando aún más acceso a información privada.

RelacionadoBMW bloquea las puertas de un auto robado, con el ladrón adentro


Hace poco más de un año, un hombre llamado James Andrew Bates fue acusado de homicidio en primer grado después de que la policía encontró el cadáver de Victor Collins en la tina de baño de Bates. Mientras se investigaban los detalles, el Departamento de Policía de Bentonville notó una serie de dispositivos conectados instalados en la casa de Bates, incluyendo un sistema de alarma de Honeywell y un Amazon Echo.

La solicitud de acceso por la policía fue otorgada a las grabaciones de audio, registros de texto, historial de compra, y documentos transcritos pertenecientes a Bates y cualquier otra información relativa de Amazon. Pero Amazon no ha cumplido con la solicitud del departamento de policía para proporcionar las grabaciones de audio de Echo, aunque ya ha suministrado las compras previas de Bates y la información de su cuenta. El departamento de policía dice que ya ha extraído datos del Echo, aunque no se sabe por completo cuánto audio o texto utilizable no sólo fue extraído sino capaz de ser utilizado en la corte.

Así que ¿qué podría haber conseguido el departamento de policía del dispositivo Echo? Se sabe que los dispositivos activados por voz de Amazon permanecen constantemente despiertos mientras esperan una palabra de alerta específica.

Según un artículo detallado de Wired sobre Google Home y la capacidad de Amazon Echo para grabar voz, se señala que, aunque los dispositivos busquen cada palabra de alerta, nada ocurre antes de que el indicador designado no se almacene ni se transmita. Si esto es cierto, entonces es improbable que el departamento de policía de Bentonville obtenga datos utilizables, a menos que Bates pronunciara alguna palabra que despierte a Alexa en el momento de la muerte de Collins, lo cual es poco probable.

Aunque no se conoce el tipo de información condenatoria que puede poseer este Echo, la policía descubrió que el medidor de agua de Bates mostró un aumento dramático en el uso durante la noche en cuestión. Por supuesto, una bañera de hidromasaje sigue siendo una parte central de la misteriosa muerte de Collins, pero el medidor de agua muestra que aproximadamente 140 galones de agua se utilizaron durante un período breve de dos horas de 1 am a 3 am.

Para  los investigadores, esta evaluación del agua y la solicitud de los datos de Echo es simplemente hacer su trabajo. En lo que respecta al abogado defensor de Bates, es una violación de la privacidad. “Uno tiene una expectativa de privacidad en su propia casa, y tengo un gran problema que la aplicación de la ley pueda utilizar contra nosotros la tecnología que avanza nuestra calidad de vida”, dijo Kimberly Weber, abogado defensor de Bates, según un informe de The Information.

Con el juicio de James Andrew Bates programado para 2017, se espera que las dos partes y  la propia compañía Amazon  continúen debatiendo el mérito y la virtud asociada a compartir abiertamente los datos de un dispositivo conectado como Echo de Amazon. Sin embargo, no será hasta que este juicio concluya para que exista cualquier apariencia de una teoría sobre si los datos reales resultan críticos en la búsqueda de la justicia, o si la decision servirá como un establecimiento de un precedente difícil de parar.