Niña de 6 años ordena accidentalmente juguetes y galletas con Alexa

El Echo Dot fue uno de los regalos más populares en las fiestas de fin de año, y con buena razón. Este asistente electrónico promete hacernos la vida un poco más fácil. Alexa puede decirnos cómo están las temperaturas, responder nuestras preguntas, poner alarmas, y ayudarnos a encontrar ese artículo especial que siempre quisimos comprar.

Pero para una niña de seis años, Alexa hizo que su sueño de tener una casa de muñecas y una gigantesca caja de deliciosas galletas, se convierta en una realidad. Y cuando sus padres escucharon lo que la niña dijo al final de la grabación, se llevaron una sorpresa aún mayor.

RelacionadoNiña usa la huella digital de su mamá dormida para comprar regalos de Pokémon

Con la inocencia que caracteriza a su edad, Brooke Neitzel una niña de Dallas, Texas, simplemente le pidió a Alexa que le traiga lo que ella siempre había querido. “Alexa ordenó para mí una casa de muñecas y galletas” explicó con una sonrisa a las cámaras de ABC.

Pero su mamá dijo que en la interacción de su hija con el asistente de alta tecnología, llevó a su familia a pagar más de $160 en gastos inesperados.

“Cuando recibí la notificación de que mi orden ya estaba en camino, lo primero que hice fue preguntarle a mi esposo si él había ordenado algo, porque yo sabía que yo no lo había hecho. A la mañana siguiente, le pregunté a mi hija y ella simplemente me dijo: yo estaba hablando con Alexa acerca de una casa de muñecas ¡y también galletas! ”

Y de esa manera, una gigantesca Kidkraft Sparkle Mansion y cuatro libras de galletas de azúcar llegaron a la casa de esta familia.

Los Neitzel dijeron que esto les sirvió para enseñar a sus hijos más sobre la tecnología y establecer reglas claras para su uso. Y para estar seguros, ahora han activado los controles parentales que requieren una contraseña para confirmar cualquier compra.

Cuando la pareja revisó la app para verificar qué es lo que había ocurrido, pudieron escuchar la grabación de la interacción. La niña le preguntó a Alexa: “¿Puedes jugar a la casa de muñecas conmigo, y conseguirme una caja de galletas? ” Después de que Alexa confirmó la orden, la grabación muestra que Brooke respondió: “¡Te quiero mucho!”

Si Alexa pudiese sonreír, seguramente que lo hubiera hecho.