Limitan los kioscos de WiFi en Nueva York porque se usaban para ver porno

Los nuevos kioscos de WiFi que la ciudad de Nueva York instaló el pasado enero se han convertido en una pesadilla para la administración del alcalde Bill De Blasio.

El plan original era instalar unos 500 kioscos en la ciudad con la intención de facilitar el acceso a Internet para los neoyorquinos. La idea era que estos kioscos se podrían utilizar para consultar mapas de la zona, lugares de interés cercanos o incluso recargar la batería de un teléfono inteligente.

Relacionado: Primer Festival Japonés de Porno RV termina muy rápido

Sin embargo, varios hombres — muchos de ellos desamparados — han usado las torres de WiFi para ver pornografía e incluso masturbarse en público.

Ante esta situación, la administración del alcalde ha decido limitar el servicio de Internet de los kioscos. La decisión se tomó luego del arresto de Loberc Pocolo, un hombre desamparado de 41 años que fue detenido por la policía de Nueva York por supuestamente cometer actos sexuales frente a una torre de WiFi  ubicada en la tercera avenida y la calle 31.

Otra queja sobre los kioscos era que muchos usuarios podían utilizarlas de manera indefinida y varios hombres hasta colocaban sillas para sentarse por horas en las aceras de la ciudad a veces bebiendo, tomando drogas o escuchando música a un volumen excesivo.

“Las personas se están congregando en torno a estos puestos hasta el punto en que traen muebles y fabrican pequeños campamentos en torno a ellos”, dijo Barbara A. Blair, presidenta del Garment District Alliance, al New York Times. “Se crea una situación realmente lamentable y deplorable. Somos una ciudad moderna; debemos tener WiFi. Pero cuando algo tiene un resultado que no estabas esperando por completo, hay que volver atrás y reconsiderarlo”.

A partir de hoy, las torres serán restringidos y será imposible navegar desde ellas. Servirán solo como puntos de WiFi para realizar llamada gratuitas o cargar los dispositivos. Según Jen Hensley, directora de LinkNYC, los navegadores de las torres ya han sido eliminados.

Hasta el momento, existen unos 400 kioscos instalados en Nueva York, el Bronx y Queens. LinkNYC continuará instalando más torres y espera compartir al menos $500 millones de dólares en ingresos por publicidad con la ciudad.