Google alteró los resultados de sus búsquedas para beneficiar sus servicios, según FTC

Un nuevo informe de la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) asegura que Google había modificado los resultados de búsqueda para beneficiar a sus propios servicios y perjudicar a la competencia, incluso cuando sus propios servicios no ofrecían información útil.

El informe fue entregado al periódico The Wall Street Journal accidentalmente por la FTC. Aunque la agencia gubernamental pidió que el informe fuera regresado, the WSJ decidió publicarla cuando se dieron cuenta de los contenidos del reporte. El informe se trata de un caso en el año 2012 cuando la FTC estuvo investigando las prácticas de Google para averiguar si la empresa abusaba de su posición dominante en el mercado de los buscadores. El caso se cerró en 2013 pero según la FTC Google abusó de su monopolio y perjudicó a la competencia. Además Google habría beneficiado a sus servicios de compras y negocio locales dándoles una posición mejor en sus resultados de búsqueda.

Por ejemplo, si buscabas un vuelo a Miami, Google te devolvía en primer lugar los resultados de su propio comprador, aunque la competencia ofrecía mejores precios y opciones. Google también fue acusado de robar contenidos de sus rivales como Amazon, TripAdvisor y Yelp.

Según Google, este tipo de practica no fue manipulación, sino que se trataba de un cambio de algoritmo que la empresa realiza varias veces al año para eliminar a los resultados de mala calidad. El cambio fue para el beneficio de los usuarios y no para el beneficio de sí misma, según Google. La empresa indicó que su máxima es beneficiar siempre a sus usarios y no a las páginas Web.

Luego de haber cambiado su algoritmo otra vez, la FTC decidió no seguir adelante con el caso contra Google indicando que no encontró motivos suficientes para decirle a Google como tiene que mostrar los resultados de búsqueda en su producto. Además la FTC encontró que Google no tenía una posición dominante como para manipular el mercado. Sin embargo, es claro que Google había aprovechado de la situación dándole mejor publicidad a sus propios servicios y que había violado su propia filosofía de “don’t be evil.”