Una ciudad americana exige el uso obligatorio de paneles solares

Construir cuidando el medio ambiente o no construir. Ese es el mensaje que se esconde tras una nueva ley en San Francisco que entrará en vigor en enero de 2017.

Para esa fecha, todos los edificios nuevos deberán utilizar alguna tecnología para captar la energía solar. Y es que parece que la ciudad más tecnológica de California se ha puesto seria en el uso de fuentes de energía 100% renovables para el año 2020.

Relacionado: El estado de California regala panales solares a familias de bajos recursos

La legislación abarca los nuevos edificios de 10 pisos de altura o menos, según The Guardian. La ciudad está dando un gran paso hacia delante en la actual ley estatal, por la que todos los nuevos edificios en California tienen al menos un 15% de su techo solar. Los techos están dando una mayor espacio a los paneles solares, pero la ordenanza de San Francisco ha ido incluso más allá.

Otra alternativa sería la de los techos verdes. El supervisor de San Francisco, Scott Weiner, quien presentó la propuesta de los paneles solares obligatorios, también está trabajando en el proyecto de ley. Los techos verdes, asegura, serían un aislante y servirían como hábitats de vida silvestre y ayudarían a manejar el exceso de agua procedente de la lluvia.

“Esta legislación activará nuestros techos, que son un recurso infrautilizado, para hacer nuestra ciudad más sostenible y nuestro aire más limpio”, añade Weiner.

Mientras otras ciudades más pequeñas de California ya han promulgado algunas regulaciones sobre el uso de la energía solar, San Francisco es la primera ciudad grande que puede hacerlo. Lo que pide la nueva ley es o bien el uso de energía solar fotovoltaica (PV), es decir, las células que convierten la luz solar directamente en energía eléctrica, o el uso de paneles solares térmicos.

“En un entorno denso y urbano, tenemos que ser inteligentes y eficientes sobre cómo maximizar el uso de nuestro espacio para lograr objetivos como la promoción de las energías renovables y la mejora de nuestro medio ambiente”, subraya Weiner.

San Francisco, como cuna de la tecnología y de muchos empresarios e inversores, se está poniendo a sí misma como ejemplo en este proyecto urbano. Muchas de las tecnologías verdes desarrolladas en el norte de California puede encontrar un mercado local con ganas de aprovechar los beneficios ambientales.