La casa inteligente dio un paso crucial en CES 2017 con la integración de varios productos

El CES 2017 marcó la etapa de asociación de compañías e integración de productos que podrían convertir a cualquier casa en un hogar inteligente. Muchos de los asistentes al Consumer Electronics Show del año pasado se dieron cuenta que no había mucha innovación en el campo de la casa inteligente. Sin duda, esto cambió radicalmente.

No sólo se presentaron nuevos dispositivos y diferentes versiones de focos y lámparas con cámaras o altavoces, timbres conectados, camas, espejos, y abridores de puertas de garaje inteligente, sino que las empresas que no tienen este tipo de productos en el mercado se asociaron con otras empresas que ya los fabrican. El 2017 demostró ser el año de la integración.

RelacionadoLas cuatro de las ciudades más inteligentes del planeta

Estos son algunos ejemplos: Airmega, un purificador de aire inteligente que debutó el año pasado, anunció su integración con Alexa de Amazon. Los usuarios pueden ahora activar o desactivar el dispositivo con su voz, o pedir a su Echo Dot que les dé una actualización de la calidad del aire.

El gran anuncio de Lutron no fue un nuevo dimmer o persianas sino su integración con SmartThings y capacidades ampliadas con Nest a través de la cámara, propiedad de Alphabet. Por su parte, Chamberlain, fabricante de abridores de puertas de garaje, usó el CES para decirle a los clientes que fabricará productos que funcionen con HomeKit de Apple a partir de julio de este año.

Los electrodomésticos conectados han sido parte de CES por un tiempo, y mientras Samsung presentó con bombos y platillos su último refrigerador inteligente Family Hub 2.0, fabricantes como GE y Whirlpool hicieron mayor ruido aún con la noticia de sus integraciones. GE se está uniendo con la balanza de cocina Drop Connected Kitchen Scale, algo que Bosch anunció que estaba haciendo el año pasado.

La integración de estos elementos podría funcionar en cualquier hogar, haciendo la vida un poco más práctica y sencilla. Por ejemplo, la balanza de cocina de Drop guiará a los usuarios a través de recetas paso a paso, y será capaz de comunicarse via Bluetooth con los hornos GE inteligentes, y decirles que precalienten a la temperatura específica en el momento adecuado. Whirlpool, por su parte, anunció que está poniendo Wi-Fi en una variedad de aparatos de menor costo, haciendo que las cocinas conectadas sean más accesibles. La activación de voz, a través de Alexa de Amazon, será estándar.

GE también anunció una asociación con Nest. El detector de humo Protect de la compañía propiedad de Alphabet puede apagar los hornos conectados si detecta que se ha quemado el asado, o notificar si la estufa de la cocina se quedó encendida después de que todos dejaron la casa.

Aunque pueda que el 2017 no sea el punto de inflexión que marque un momento decisivo para el hogar inteligente, esta interconexión sin duda ayudará a que el público en general considere sumarse a este movimiento. El siguiente paso lógico para conseguirlo debería ser que estas compañías se cercioren de que todos estos dispositivos conectados son seguros.

Después de todo, no hay nada atractivo sobre una casa inteligente que pueda ser fácilmente hackeada.