El Complejo Casa de Slalom en Kazajistán te permite esquiar en tu casa

En Kazajstán, unos grupo de arquitectos muy creativos se han ideado una forma genial de aprovechar los inviernos gélidos del país. El proyecto Casa de Slalom, ubicado en Astan, capital de Kazajstán, contará con un edificio de 21 pisos, tiendas comerciales, 421 apartamentos y una pista de esquí de 1,000 pies, al aire libre, que va desde el techo hasta la entrada del mismo.

Es así como los amantes de los deportes de invierno, que a veces tienen conducir horas para llegar a la pista de esquí más cercana, ahora podrán deslizarse por la pendiente desde el último piso de su vivienda hasta el fondo en este nuevo complejo de viviendas de la ciudad.

Relacionado: Abren al público un observatorio en el edificio más alto del hemisferio occidental

El proyecto fue creado por un grupo de arquitectos, dirigido por Shokhan Mataibekov, los cuales fueron inspirados por el muy largo y frío invierno de Kazajstán. A diferencia de la pendiente cubierta artificial en Dubái, esta pista de 1000 pies será al aire libre. Atana es una de las capitales más frías en el mundo (Ulán Bator y Mongolia son las primeras). Las temperaturas pueden llegar a menos de 40 grados Fahrenheit en el invierno, según CNN.

Una de las razones de concebir este proyecto es que no existen estaciones cercanas para practicar deportes de invierno, por lo Mataibekov considera que el edificio podría ofrecer una solución para los amantes del snowboard y de esquí, según The Telegraph. Otro beneficio muy interesante es que la pista de slalom funcionaría los doces meses del año. El Snowflex es un material sintético hecho para imitar la nieve, y esto permitirá que los esquís y las tablas de snowboard se deslicen por la pendiente, incluso en los días de verano de 95 grados-Fahrenheit.

Las autoridades de la cuidad todavía no han aprobado los planes de construcción. Adicionalmente, Mataibekov no confirmo si la pendiente iba estar disponible al público o si era solo exclusiva de los residentes. Sin embargo los esquiadores no tendrán que recorrer el edificio para volver a la colina ya que los montacargas operarán a través de una entrada independiente.

El proyecto Casa de Slalom fue finalista, de la categoría Futuro Residencial, en los premios World Architecture Festival de este año, que tuvo lugar en Singapur.