Dormir al lado de un volcán ya es posible gracias a este hotel en Islandia

Si estabas pensando en un viaje a Islandia, ¿te gustaría reservar unas cuantas noches en una central eléctrica abandonada? La respuesta a esta pregunta probablemente sea que “no, en absoluto”, pero deberías saber que esta planta eléctrica abandonada en cuestión no sería idónea para una película de terror. Todo lo contrario.

Este edificio decrépito en realidad recibió un lavado de cara magnífico de la mano de un estudio de diseño con sede en Santa Mónica, California, llamado Minarc hace cinco años. Y, ahora, la planta abandonada se vuelve a abrir como el ION Aventura Hotel. ¿Habíamos ya mencionamos que también se encuentra al pie del volcán activo Mount Hengill? Sí, nosotros también estamos salivando ante una perspectiva así.

Relacionado: Airbnb te propone dormir entre tiburones

A pesar de su pasado, el ahora remodelado ION Aventura Hotel es la combinación perfecta de estilo y comodidad sin dejar de ser increíblemente respetuoso con el medio ambiente. Construido con un sistema de construcción con paneles prefabricados, las estructuras añadidas a la ya existente superan incluso los estándares de seguridad ambientales.

Por otra parte, los fregaderos de cada habitación fueron construidos usando caucho de neumático reciclado, mientras que la electricidad que se utiliza en todo el edificio se genera a través de la refrigeración del agua volcánica que hay debajo del ION. Además, el agua usada también se limpia y se filtra antes de ser depositada de nuevo debajo del hotel para ser reutilizada.

“Mientras estábamos hablando del concepto, desde el principio, estábamos muy seguros de que sería lo más sostenible posible”, dijo la dueña del hotel Aventura ION, Sigurlaug Sverrisdottir. “Una profunda sensación de ser responsables con el medio ambiente natural es en gran parte de lo que significa ser islandés”, añade.

La pasión de Sverrisdottir por su país también brilla en el interior del hotel. Materiales locales y madera reutilizada adornan el interior del ION y sus 45 habitaciones, que son más que estéticamente agradables cuando se compara con el exuberante entorno de la zona de Mount Hengill.

Además, el hotel dispone de un auténtico restaurante que lleva la comida de la granja directamente a la mesa, así como un spa parcialmente expuesto que permite a los visitantes relajarse y usar las cenizas y arcilla volcánica rica en minerales. “Sabemos que no podemos controlar el clima, no se pueden controlar los volcanes, los terremotos,” añadió Sverrisdottir. “Pero hemos aprendido a vivir con la naturaleza respetándola”.

A parte de la belleza pura del hotel y el hecho de que es un destino tremendamente atractivo, Sverrisdottir espera que sus innovadoras prácticas de sostenibilidad capte la atención y sirvan de ejemplo para otros hoteles de la zona y los grupos de turistas. Para ella, eso es “lo que tiene que ver con Islandia”.