Una carrera entre un Tesla y un Boeing 737, ¿quién gana?

El Tesla Modelo S ha ganado a todo tipo de coches, incluidos los de lujo, en carreras de resistencia, lo que demuestra que los coches eléctricos no tienen por qué ser aburridos.

Pero este último duelo ha sido algo completamente diferente. La compañía Tesla y la aerolínea australiana Qantas están colaborando juntas. Por lo que decidieron enfrentar a un Tesla Modelo S con un Boeing 737 en una carrera de velocidad.

Relacionado: Te presentamos el Modelo 3, la última pieza del “Secreto Plan Maestro” de Tesla

Porque, claro, si tienes un Tesla y un avión a mano, ¿qué más puedes hacer con ellos? El duelo tuvo lugar en el aeropuerto de Avalon al suroeste de Melbourne, en Australia.

El Modelo S de Tesla un P90D que cuenta con el modo Lidicrous y una batería de 90 kilovatios-hora. La tracción total es 762 caballos de fuerza y puede pasar de 0 a 60 millas por hora en apenas 2,8 segundos.

Su contrincante, el Boeing de Qantas 737-800 tiene dos grandes motores a reacción que generan 50,000 libras de empuje. Este avión tiene una velocidad de crucero de 528 millas por hora y puede alcanzar una velocidad máxima de Mach 0.82. Mientras, el Tesla alcanza un máximo de 155 millas por hora.

Con su potencia eléctrica y un sistema de tracción a las cuatro ruedas, el Modelo S pesa menos y no tuvo problemas en superar al Boeing 727 desde el comienzo. Pero fue sólo por un tiempo. Después, el avión se puso por delante antes de despegar.

Cuando se trata de un coche de carreras Vs un avión, todo depende de la longitud de la carrera. El avión casi siempre será más rápido que el coche, pero el coche puede acelerar más rápidamente.

Aunque los aviones a reacción pesan mucho más que los coches, el increíble poder de sus motores supera esa diferencia de peso. Incluso el 737 puede alcanzar al doble de velocidad que los coches de producción más rápidos del mundo, algo que se olvida fácilmente en un viaje regular en avión.

El Modelo S P90D, por su parte, sigue siendo el coche con cuatro puertas más rápido que se puede adquirir ahora mismo. Si el avión de pasajeros pudiese acelerar con la furia de este coche eléctrico, la gente se marearía mucho más.