Mira cómo esta grúa de Red Bull hace volar a esquiadores acuáticos

Parece que para los amantes de la adrenalina siempre existen nuevas maneras de desafiar al peligro. Como si practicar esquí acuático no fuera lo suficientemente intrépido, un grupo de amigos en Croacia decidió crear una serie de obstáculos aún más desafiantes.

Pero estos no son simples aficionados. Dominik Hernler, Felix Georgii, y Dominik Gührs son profesionales que se dedican a éste y otros espectáculos y competencias similares. Y en este caso, tuvieron la ayuda de Red Bull para crear uno de los proyectos más peligrosos de este género.

RelacionadoFlyboard Air es la tabla voladora que estábamos esperando


Para esto, decidieron utilizar gigantescos contenedores de transporte y colocarlos en el medio del agua en diferentes áreas. Obviamente, tuvieron que utilizar grúas de construcción, y contratar a un equipo de ingenieros que guíe este proyecto para que se realice con la mayor seguridad.

Pero si crees que utilizaron la grúa solo para mover los contenedores, te equivocas. Esta grúa, con un alcance de 40 metros, se convirtió en el componente central para muchas de sus locuras. Como muestra el video, la máquina da vueltas con una cuerda atada e impulsa a estos temerarios en sus tablas acuáticas, alcanzando velocidades de hasta 37 mph (60 kmh).

El circuito está compuesto de siete contenedores de transporte. Cada uno está anclado en diferentes posiciones, para presentar un desafío único en su género. Afortunadamente, ninguno de los participantes reportó lesiones ni accidentes inesperados.

Además de los habituales de saltos de agua, el curso de 360 grados también incluyó un barco cuya barandilla se convirtió en un carril de deslizamiento, y una plataforma de lanzamiento construida dentro de uno de los contenedores.

El ejercicio acrobático más desafiante fue “The Flying Obstacle”, o el obstáculo volador, descrito por el equipo como “el primer obstáculo de esta categoría en la historia de los juegos acuáticos.”  Estuvo suspendido en el aire, ofreciendo a los esquiadores un reto complicado y peligroso.

“En un principio me dio un poco de temor, pero pronto nos gustó a todos, porque nunca ha habido otro obstáculo similar en la historia del esquí acuático,” –dijo a Red Bull uno de los participantes. Todo el equipo estuvo enfocado hasta en los más mínimos detalles que fueron claramente necesarios para garantizar la correcta ejecución de cada una de las escenas de acción cuidadosamente planificadas.

Seguramente, después del flujo de tanta adrenalina en estos juegos extremos, no necesitarán tomarse ninguna bebida de sus auspiciadores para darles más energía.