Video: Es una lluvia de meteoros de humanos

La lluvia anual de las Perseidas alcanzó su punto más alto la semana pasada, constituyendo un gran espectáculo para los observadores de estrellas que miran al cielo cada noche. Y en honor a estas “Lágrimas de San Lorenzo”, cuatro paracaidistas en trajes aéreos se unieron por iniciativa de Red Bull para crear un increíble espectáculo de luz propia.

El equipo de cuatro paracaidistas incluyó al noruego Joacim Sommer, al español Armando del Rey, y a los austriacos Marco Waltenspiel y Georg Lettner, todos los cuales viajaron a la isla española de La Palma, en Canarias. La Palma es conocida por tener el observatorio Roque de los Muchachos, el cual alberga el telescopio óptico más grande del mundo. El cuarteto cargó sus cosas y se subió a bordo de un T-21 proporcionado con el apoyo de la Fuerza Aérea Española, del Instituto de Astrofísica de Canarias, y del Ayuntamiento de La Palma.

Relacionado: ¿Sabes cómo sobrevive un hombre que saltó desde 25,000 pies sin paracaídas?

Una vez alcanzada la altura necesaria para el salto, los cuatro paracaidistas iluminaron sus trajes de alas con luces LED, preparándose para un increíble vuelo nocturno en la oscuridad más total y absoluta. “Estaba como metido en un túnel negro, y no había nada más aparte de todos esos miles de millones de estrellas en mi cara. Fue realmente una visión única, a la vez que se sentía toda esa velocidad”, dijo Sommer en un comunicado. “Estaba totalmente oscuro, con excepción de las estrellas. Como si estuviésemos efectivamente en el espacio exterior. Una locura, literalmente”.

Después de saltar del avión a 1,800 metros, el equipo cruzó el cielo a 170 kilómetros por hora, creando una épica “lluvia humana de meteoritos”. Una GoPro registró una vista de vuelo de pájaro del acontecimiento, mientras que fotógrafos en tierra usaban cámaras de larga exposición para capturar las luces que iluminaban el cielo canario. Como colofón de este evento, los cuatro paracaidistas rindieron un homenaje a los bomberos que combatieron un incendio forestal en La Palma, el cual arrasó más de 4,000 hectáreas, y requirió la evacuación de más de 3,000 habitantes.