Latinoamérica triunfó en los Oscars 2016

Este domingo se celebraron los Premios Oscar, fue la edición número 88, y si bien estuvo rodeado de controversias, en cuanto a la falta de representatividad de los actores afroamericanos, el evento nos brindó momentos muy gratos, especialmente a los latinos.

Todas las expectativas puestas en Alejandro González Iñárruti fueron cumplidas y como se esperaba, se llevó el premio al Mejor Director por su muy comentado drama ‘The Revenant’. Es su segunda estatuilla consecutiva, tras ganar en la misma categoría por Birdman en 2015.

Relacionado: Opinión: Los Oscars si tienen diversidad

CcW0DnwUAAI5fyC.jpg-large

Sabíamos que Iñárritu era el favorito para alzarse con el premio, a pesar de la fuerte competencia con directores de la talla de Tom McCarthy (Spotlight) y Adam McKay (The Big Short). El triunfo de Iñárruti es por demás histórico para los mexicanos y en general para la comunidad latina, este es la primera vez que un latino se alza con dos estatuillas como mejor director.

Otro mexicano que también salió victorioso la noche del domingo fue Emmanuel Lubezki, quien ganó el Oscar a la Mejor Fotografía también por la película ‘‘The Revenant’. Emmanuel es muy conocido en el mundo de Hollywood, ya que cuenta en su historial con dos Oscar por su trabajo en Gravity, junto a otro mexicano, Alfonso Cuarón y también por Birdman.

Por si fuera poco, Chile se llevó su primer premio Oscar con el cortometraje animado Bear Story. Fue un momento muy especial ya que los productores Gabriel Osorio y Patricio “Pato” Escala subieron al escenario y compartieron palabras muy emotivas, “Somos de un pequeño país llamado Chile, este es el primer Oscar para nuestro nación, así que esto es muy importante para nosotros”, al terminar su discurso gritaron el clásico  “viva Chile”.

Finalmente, y a pesar de haber cosechados todos los triunfos internacionalmente, la película colombiana, El Abrazo de la Serpiente de Ciro Guerra, no pudo alzarse con la estatuilla al mejor film extranjero. En su lugar, el fil el film húngaro Son of Saul, dirigido por László Nemes, le arrebató el galardón.