¿Qué da más miedo que el centro de L.A.? Este tobogán de cristal a 1,000 pies de altura

Este fin de semana se abre una nueva actuación en Los Ángeles bautizada como Skyslide que permitirá a la gente deslizarse por un tobogán de cristal montado en una lateral de laU.S. Bank Tower.

A partir de la planta 70, los valientes que se atrevan a subir a este tobogán sobre una estera gris avanzarán lentamente para iniciar un descenso de 45 pies hasta el piso 69.

Relacionado: Lamborghini Centenario es presentado en Los Ángeles

El deslizarse a lo largo de este tobogán de cristal de sólo 1,25 pulgadas de espesor, los usuarios podrán ver el centro de Los Ángeles y rápidamente descenderán a una colchoneta de seguridad.

La construcción de este tobogán ha costado, aproximadamente, $ 3.5 millones de dólares. Sin embargo, el Skyslide es sólo una parte del proyecto de renovación de $ 50 millones de dólares OUE Skyspace LA.

Esta atracción es la plataforma de observación más alta de California al aire libre, ideal para los turistas que están visitando Los Ángeles. En un día despejado, los visitantes podrán ver todo el skyline de la ciudad hasta el océano, así como las montañas que hay al norte. Los visitantes podrán comprobar varios puntos de interés en una pared topográfica digital de 360 grados de Los Ángeles con información sobre lugares de referencia, diferentes barrios y otros espacios de interés.

skyslide-3-720x720

El área digital de la plataforma de observación también incluye una “Silhouette Wall” que crea una imagen especular de una persona de pie delante de la pared utilizando píxeles.

La admisión a la plataforma de observación costará $ 19 dólares y el precio se aumentará en $ 8 dólares cada vez que un usuario quiera deslizarse por el Skyslide. La ciudad también está planeando alquilar el área para eventos y para las empresas locales que quieran convocar una reunión en un lugar único. La ciudad será la anfitriona de una fiesta en la calle todo el día para dar inicio a la apertura de Skyslide este sábado.

El presentador Jimmy Kimmel envió a su compañero Guillermo a comprobar la experiencia de subirse a este tobogán y la verdad es que el vídeo no tiene desperdicio.