La luz de tu celular puede ser una impresora 3D

Si has estado esperando a que una impresora 3D cueste menos de $100 dólares en el mercado, te tenemos buenas noticias: finalmente llegó.

Se llama OLO y el público la pudo ver por primera vez en Maker Faire de Nueva York. En unas pocas horas, la campaña cumplió su meta de $80,000 dólares en Kickstarter.

Relacionado: Under Armour presenta sus tenis edición limitada impresos en 3D

Si te perdiste la presentación del producto, no te preocupes ya que es muy sencilla. OLO está diseñada para que tomes tu celular y lo transformes en una impresora 3D totalmente funcional.

Simplemente, abres la aplicación, escoges el objeto que quieres imprimir, pones el celular en la base de la impresora y unos minutos después, tendrás listo el objeto que decidiste imprimir. Todo cuesta menos que un par de tenis Nike.

La impresora funciona de la siguiente forma: tiene tres partes principales: un reservorio, una resina de fotopolímero que introduces en el dispositivo y una tapa mecanizada que contiene la base donde se imprime y los controles eléctricos.

En el fondo del reservorio, hay una pieza de vidrio polarizado donde pones tu celular mirando hacia arriba.

Una vez que pones la tapa encima y la impresora comienza a funcionar, la pantalla de tu celular se prende, mostrando una silueta específica. El vidrio polarizado toma esa luz y la redirecciona, para que todos los fotones viajen hacia arriba.

La luz llega hacia el reservorio y hace que una parte de la resina se endurezca sobre la placa, la cual se mueve hacia arriba a medida que cada capa es creada. Es básicamente un sistema de DLP que utiliza la pantalla del celular en lugar de un proyector.

Relacionado: La bioimpresora 3D que fabrica tejidos humanos

¿Increíble no? No pensamos que OLO le vaya a quitar una parte del mercado a otras impresoras 3D más serias y costosas como Ultimaker y Makerbot, pero es una forma de democratizar la tecnología de impresión 3D ya que $99 dólares es bastante asequible. Ese precio disminuye la barrera, a pesar de que sigue siendo necesario tener un celular.

Infortunadamente, las recompensas a quienes madrugaron a apoyar la campaña en Kickstarter ya fueron tomadas. Pero todavía puedes comprar el aparato por $99 dólares.

Si todo funciona de acuerdo al plan, los creadores esperan finalizar la producción y empezar a enviar las impresoras a principios de septiembre.