¿Te gusta jugar? PiBog prepara una carrera de autos autónomos

En Cambridge, en el Reino Unido, una compañía llamada PiBorg acoge el primer gran premio internacional de carreras de coches autónomos del mundo. Y se puede participar por un precio bastante correcto.

Pero antes que nada vamos a explicar un poco mejor de qué va todo esto. Los coches en cuestión son básicamente robots de juguete de carreras en una pista de colores de 20 metros. Inspirada en la Fórmula 1, esta competición ha sido bautizad como “Fórmula Pi”, ya que estos coches funcionan con la ayuda de Raspberry Pi y el ingenio de programadores de todo el mundo. ¡Ah! Y el precio es de $ 46 dólares.

Relacionado: ROBORACE: la locura de las carreras de coches autónomos

“El coche autónomo de Google cuenta con $ 150,000 dólares en equipos y sensores,” asegura a Digital Trends el creador de PiBorg, Timoteo Freeburn, un ingeniero que ha trabajado para importantes empresas, incluyendo McLaren Automotive. “Nuestros vehículos tienen un Raspberry Pi Zero de $ 5 dólares y una cámara Raspberry Pi. Eso es todo”. La idea del proyecto – que se encuentra en medio de una campaña de crowdfunding en Kickstarter – es montar una serie de etapas y que se emitan a través de Internet.

Por 35 libras (los ya mencionados $ 46 dólares americanos), cualquiera puede inscribirse como concursante y recibir una “casco” personalizable que se puede decorar. El otro trabajo es escribir el código para ser lo más rápido posible en la carrera, sin chocar con otros coches. Entonces, sólo hay enviar este código a la gente de PiBorg y  a ver cómo funciona o responde el vehículo autónomo.

“Van a ser carreras muy entretenidas, porque habrán algunos coches que funcionen con un tipo de código y otras personas que ejecuten algo completamente diferente”, continúa Freeburn. “El objetivo de los coches y el hardware que tienen son lo mismo, pero existen maneras de conducción muy diferentes”, añade.

Pero si no eres un programador experto, tampoco debes preocuparte. “Esperamos que una gran cantidad de personas entren en esta competición como una forma de aprender codificación”, señala Freeburn. “Estamos proporcionando bibliotecas Python de códigos que la gente puede usar muy fácilmente, y luego se pueden hacer cambios con el fin de obtener mejoras. También tendremos tutoriales y explicaciones sobre cómo funciona el código, por lo que los recién llegados serán muy bienvenidos “.

Freeburn espera que hayan varios niveles. Ofrecerá un premio a la persona que escribe el código más interesante, original y exitoso para completar las carreras. “Tenemos la esperanza de conseguir algunas entradas inteligentes que hagan uso de herramientas como las redes neuronales”, subraya.

A partir de aquí, Freeburn espera que la idea de las carreras de coches de juguete autónomas apunte a posibles eventos futuros que se celebren en todo el mundo. Por ahora, sin embargo, se centrará en Cambridge. “Esta es la primera vez que alguien ejecuta algo como esto en cualquier lugar, así que es bueno que estemos a su disposición para solucionar los problemas”, dice.