Un arquitecto diseña un cuarto para construir legos

Cuando éramos niños, mi hermano y yo teníamos un balde de plástico amarillo lleno de piezas de Lego de todos los colores. Nos distraíamos horas enteras haciendo construcciones amorfas con pocas piezas.

Pero si lo tuyo es construir escenarios y objetos desafiantes y complicados con estos materiales,  ser organizado es una gran ventaja y te ahorrará mucho tiempo.

Relacionado: Lego Star Wars: El Despertar de la Fuerza llegará este verano

Es probablemente por ese motivo que el arquitecto Jeff Pelletier decidió crear un espacio alrededor de su obsesión con los Legos.

El sótano de Pelletier, está ubicado en su casa en Seattle, Washington. Fue construido por N&R Construction y contiene alrededor de 500,000 piezas de Lego.

Estas están propiamente almacenadas en decenas de cajones plásticos que se encuentran incrustados en muebles que recubren las paredes del espacio.

También, hay repisas para exponer las construcciones hechas por Pelletier.

Pero no solamente hay Legos. Hay también un bar en el sótano. “Es un lugar divertido para darle rienda suelta a la creatividad o simplemente ver una buena película”, declara a Zillow.

Pelletier afirma que su obsesión por los Legos influyó en su decisión de estudiar arquitectura. “No sería un arquitecto sin los Legos, y muy seguramente no sería tan creativo si no tuviera una pasión tan divertida como lo son estas piezas, que al día de hoy, influencian mi trabajo como arquitecto”, añade.

Todos estamos de acuerdo en que tener un cuarto dedicado a Legos es uno de nuestros sueños de infancia y admite que hacerlo realidad no es algo fácil ya que no todos tenemos el espacio y los medios para hacerlo. “El área fue diseñada para ser extremadamente personalizado y hecho a mi medida”, afirma.

Relacionado: Crean pantuflas a prueba de Lego

De hecho, Pelletier afirma que quiere vivir toda la vida en esa casa y es además consciente de que este espacio no aumentaría el precio de su propiedad en ese caso. Pero si lo hace, podría conseguir que otro fanático de los Legos le compre la casa, o bien, alguien que quiera un cuarto para hacer manualidades.