Estos asientos de Samsung te mantendrán metido en toda la acción

Ahora mismo, hay un conjunto de asientos que te gustaría ver instalado en los principales estadios deportivos.

Poseedores de un espectacular control deslizante, los asientos de Samsung se desplazan a lo largo el campo, permitiéndote seguir la acción de principio a fin.

Y sí, aunque no lo creas, este notable artilugio realmente existe, y la compañía coreana lo ofrecerá en los próximos juegos de rugby que tendrán lugar a finales de este mes en el estadio Twickenham, de Londres.

Relacionado: Estas son las últimas novedades del Samsung Galaxy Note 6

Treinta “cabalgadas” estarán disponibles para los partidos de “Rugby 7”, una variante del deporte que enfrenta a 7 jugadores por equipo en 2 tiempos de 7 minutos.

Con un diseño tecnológico “revolucionario” de aluminio, este banco deslizante especialmente diseñado de Samsung se colocará sobre una pista que recorrerá la longitud de 100 metros del campo de juego de Twickenham, dando a cuatro afortunados fans la oportunidad de estar muy cerca de la acción durante todo el juego. Y con una velocidad máxima de 20 mph, serán prácticamente imposible perderse algún detalle.

En este punto, las preguntas vienen por sí solas: si el juego es intenso, y la acción va de un sitio a otro, ¿cuánto podrán aguantar los estómagos de los “afortunados” en ese ir y venir a toda velocidad? Por lógica, se desaconsejan las copas y las cervezas previas, y si se va a comer, que sea algo liviano. O mejor: no comer nada. Tu propio cuerpo, y —sobre todo— los cuerpos y ropas de tus vecinos, te lo agradecerán.

Samsung ya ha lanzado un sorteo para regalar entradas. Si eres resides en el Reino Unido, y has comprado algún televisor, sistemas de entretenimiento o Sundbars, y si más encima te gusta el rugby (obvio), puedes inscribirte aquí mismo antes del 14 de mayo.

Relacionado: Otto es el nuevo robot personal de Samsung que todo lo ve

Los dos días de torneo del Sevens World Series —que cuenta con 19 equipos internacionales— se inician el 21 de mayo. El torneo pasado fue ganado por los EE.UU., después de vencer a Australia en la final.