Cómo los “sneakerheads” han cambiado el mundo de los tenis

“No sabíamos que teníamos una cultura de los tenis antes del auge del internet. Simplemente teníamos un grupo de personas a las que le gusta comprar tenis”.

Dallas Penn tiene 45 años, es fanático del hip-hop y es cofundador y locutor de un popular “podcast” llamado The Combat Jack Show. Pero lo que ha marcado su vida durante más de 30 años es su admiración por los zapatos tenis, que ha coleccionado, admirado y comprado durante más de 30 años.

Penn se identifica como un “sneakerhead” (término popular en inglés que traduce “adicto a los tenis”). “Una vez que ya tienes tres pares, más de los que se pueden usar al mismo tiempo, te transformas en un “sneakerhead”, dice a Digital Trends. Penn es uno más de las cientos de personas que están en este centro de exhibición de 144,000 pies cuadrados en el Cobb Gallery Centre de Atlanta, examinando los miles de pares de tenis durante el pasado mes de septiembre.

Se trata de la conferencia itinerante SneakerCon, fundada por los hermanos Alan y Barris Vinogradov y Yu-Ming Wu. La idea es que los “sneakerheads” se reúnan y admiren, vendan, compren y compartan sus colecciones. Esta conferencia es lo que muchos denominarían como “caos organizado” al ver cientos de personas agolparse alrededor de mesas con tenis mientras hacen negocios.

Afortunadamente, no hubo presencia de ningún tipo de violencia, lo cual es una buena señal en un mundo donde la criminalidad está asociada con la gente que gusta de estos productos. La marca Nike Jordan recientemente canceló su lanzamiento en la tienda de Supreme, una legendaria marca de ropa casual. A pesar de que la compañía no mencionó si fue por evitar posibles brotes de violencia en la apertura de su tienda, Nike sí la canceló el lanzamiento del “Foamposite” por ese motivo. Ahora prefieren lanzar productos a través de internet, y no en las tiendas.

SneakerCon depende del internet, y cada una de las personas a las que se les pregunta cómo se enteraron del evento, mencionan que fue por medio de las redes sociales o por la página web oficial. El mercadeo tradicional con afiches y comerciales de televisión fue remplazado por Instagram, tuits y blogs alrededor del mundo. Hay una gran diversidad de participantes de todas las edades, novatos y veteranos en el mundo del culto a los tenis, muchos de los cuales nunca se hubieran conocido si el internet no existiera.

La cultura

Según los participantes, lo que hace de una persona un “sneakerhead” es el conocimiento sobre lanzamientos, material, historia y disponibilidad del producto que van más allá de lo que le dice la caja. Alguien en la calle puede decirle que le gustan sus tenis blancos. Uno de estos fanáticos le preguntará cómo y cuándo adquirió sus Nike Air Jordan 1 High “North Carolina”, muerto de la emoción.

Pero, ¿quién compra por moda y quién por amor?

foto1

Mike, un fanático de 25 años que lleva más de 10 coleccionado tenis, viajó 280 millas desde su hogar en Hilton Head, Carolina del Sur a SneakerCon. Llegó a la conferencia utilizando un zapato Air Max Plus azul oscuro y plateado en su pie derecho, mientras en el izquierdo tenía una bota de pos-cirugía. “Todo empieza con los zapatos” dice. De todo se ve en la conferencia. Hasta gente que lleva sus pares en una urna de cristal.

Pero el internet también ha tenido otro efecto. Por más de que ha dado a conocer esta cultura a todo tipo de personas, también ha generado una inflación en los precios. “Griales” es el término que hace referencia a modelos difíciles de conseguir. Pero muchas personas utilizan este término para intentar aumentar el precio. Es este tipo de moda el que aumentó el precio del producto en el cual colaboró Kanye West. Los “Red Octobers” pasaron de costar $245 dólares hasta llegar en menos de una semana a la increíble cifra de $16 millones en eBay. El mercado estadounidense está avalado en $28 billones, de acuerdo a las cifras de la NPD.

Antes del internet, para enterarse del lanzamiento de los Reebok Shaq Attaq II Low en 1993, usted debía estar pendiente de los comerciales de TV o buscar un volante en las tiendas. Podía planear sus ahorros para comprar un par. Ya no podemos hacer eso. Ya se debe ser un estratega militar para poder comprarlos. Uno debe tener municiones. Alistarse para el día del lanzamiento. Hay que preguntarse si va a tener unidades limitadas, si solamente se va a vender por un tiempo y si la tienda cerca a la casa de uno los va a vender.

Conectándose en la red

Las tiendas están al tanto del cambio en el mercadeo y de cómo han cambiado sus clientes, sobre todo ante el auge de las redes sociales. Wade Housen, administrador de la tienda CMB Kicks afirma que las redes sociales les ha ayudado a mercadear más fácilmente los productos de forma gratuita.

Con solamente tres años de existencia, CMB Kicks hace la mayoría de sus ventas por internet.

Con solamente tres años de existencia, CMB Kicks hace la mayoría de sus ventas por internet.

“Estamos ubicados en Nueva Jersey y la gente aquí en Atlanta nos conoce. Las redes ayudan que nos conozcan en todo el mundo”, añade. La mayoría de sus ventas hoy en día se dan gracias a Instagram.

Un adolescente de 18 años salió de la tienda con una gran sonrisa y sosteniendo un par de tenis Yenzi 1 en sus brazos como si fueran un bebé. Admite que lleva solamente un año coleccionando tenis y que le gusta tener cosas a las que otras personas no pueden tener acceso. Por eso condujo 10 horas desde Virginia a Atlanta para asistir a este evento. Varios “sneakerheads” se acercaron al joven, emocionados, preguntándole como logró obtener un par. Era como si fuera un héroe.

Devin Williams logró comprar el par de sus sueños a través de la reventa de uno de sus tenis.

Devin Williams logró comprar el par de sus sueños a través de la reventa de uno de sus tenis.

La parte más increíble de su historia es que logró comprarlos, revendiendo por $2,000 dólares un par anterior, los Yeezy Boost 350, los cuales le habían costado tan solo $200 dólares.

Como en la bolsa

La conferencia tiene un área exclusiva para la venta de tenis. Es como estar en el mercado bursátil. Hay cientos de personas negociando y gritando nombres de tenis por doquier.

monetizing

Cuando se monetiza un producto, los aficionados tienen la oportunidad de hacer de su pasión un negocio. El auge de este negocio de nicho coincidió con la más reciente crisis económica. Sin trabajo y con deudas estudiantiles, muchos optaron por entrar en la reventa de sus amados tenis. En la conferencia del 2009 -el peor momento de la crisis-, los fundadores aseguran que se vendieron entre $40,000 y 50,000 dólares en tenis. Muy seguramente, quienes obtuvieron ganancias monetarias utilizaron ese dinero para pagar cuentas.

Las críticas

Algunas personas, por el contrario, piensan que el internet ha reducido el valor de los tenis que están por fuera del mercado de la reventa. Esa es la percepción de Karon Smith, de 20 años y propietario de una tienda de ropa en Chicago llamada Raggs.

Karon Smith, dueño de Raggs, sostiene más de 10,000 dólares en tenis.

Karon Smith, dueño de Raggs, sostiene más de 10,000 dólares en tenis.

“La economía ha afectado todo. Ahora la cultura de los tenis ha cambiado. Los modelos Jordan ya no se venden como antes: los jóvenes no los compran porque les gustan, sino por la ganancia que pueden hacer en la reventa”, dice Smith. Hayden, un participante de Virginia afirma que está ahí para comprar y revender. Este joven de 20 años fue con su padre, quien le ayudó a vigilar los zapatos mientras Hayden hacía negocios. Los bancos de muchos de estos jóvenes son sus padres. Es al parecer, una forma de invertir en el futuro.

No más violencia

Karon Smith también contó a Digital Trends cómo fue asaltado con un arma de fuego en Atlanta. Desde ese entonces, siempre es él quien escoge el lugar dónde encontrarse con sus clientes. SneakerCon tenía poca presencia policial y solamente había algunos guardias en la entrada. “Todos los tenis que los asistentes llevan puestos son tan costosos que nadie está buscando quitárselos al otro de los pies”, afirma Penn. Esto confirma la legitimidad de esta industria de la reventa, la cual es operada principalmente por millenials.

Sin embargo, siguen existiendo lunáticos. Mucha gente ha sido asesinada por robarles los tenis. Uno de los primeros casos se dio en 1985, cuando un adolescente de solamente 13 años fue asesinado después de haberle entregado sus tenis FILA de $112 dólares al ladrón. La portada de la revista Sports Illustrated de mayo de 1990, fue titulada “Sus tenis o su vida”.

También se han dado otras situaciones caóticas. Mucha gente ha sido golpeada y pisada accidentalmente cuando las tiendas lanzan productos hacia la medianoche. Los fanáticos ingresan como una estampida al almacén, dejando decenas de personas heridas en el camino. Eso sucedió en la tienda de Nike en Nueva York en febrero del 2010 durante el lanzamiento del Air Foamposite One “Metallic Red”. Nike canceló el lanzamiento en Florida programado una semana después.

sneakercon-back-to-the-future-640x640

En lugar de eso, Nike ahora hace sus lanzamientos por internet. Los usuarios pueden reservar un par de tenis antes de su lanzamiento a través de Twitter. Para el lanzamiento de los Yeezy Boost 350 hechos en colaboración con Kanye West, Adidas se preparó para el evento, creando una aplicación móvil. Los usuarios pueden reservar su par a través de la aplicación y recogerlos en la tienda más cercana.

También, algunos fanáticos de la tecnología decidieron rediseñar por su cuenta el sistema de reventa que hacía la reserva en lugar de los usuarios y les daban a estos un código. Sin embargo en algún momento, Nike decidió denegar la venta a usuarios que habían hecho la compra de esta forma.

“Lo que me más me gusta de los tenis, es cuando compro un par nuevo”, dice Penn, quien organiza el evento en Atlanta. Cualquiera que sea el par, al sacarlo de la caja y olerlo, siento un flujo de endorfinas en mi cuerpo”.

El cofundador de SneakerCon, Yu Ming Wu, abrió recientemente Stadium Goods, una tienda de tenis en Nueva York. SneakerCon estará en Charlotte, Carolina del Norte y Washington D.C. en noviembre.