Alcanza las 60 MPH en una patineta eléctrica: Récord mundial… y ¡accidente!

Mischo Erban no es alguien ajeno a los récords mundiales. Este skater y deportista extremo ya posee el récord mundial de velocidad en trayectoria descendente en patineta. Ahora, a los 32 años, ha establecido otro récord mundial al llegar casi las 60 millas por hora en un patín eléctrico.

Erban estableció este récord en la pista del Aeropuerto Portoroz en Piran, Eslovenia. Su Headcam capturó increíbles imágenes de su carrera, mientras se deslizaba a una velocidad de 59,5 millas por hora. En el video podemos ver como Erban logra mantenerse estable en una posición en cuclillas, hasta que se estrella contra el suelo al final de la carrera. Afortunadamente, el accidente no fue nada grave, y sólo fue otra de sus muchas caídas.

Relacionado: La M1 es la mejor patineta eléctrica

Debajo de sus pies, Erban montaba una longboard eléctrica de diseño personalizado, desarrollada por NGV. “Me siento atraído por la velocidad, y he aprendido a dominar el peligro. Lo natural para que con la gente de ‘NEXTboards’ consiguiésemos este nuevo Récord Guinness”, dijo Erban sobre su hazaña.

NVG trabajó durante dos años para desarrollar la patineta de tracción en las cuatro ruedas motorizada, la cual incluye un motor Scorpion en cada rueda; dos baterías de potencia, y un control remoto de mano para la velocidad. Cada tabla tiene un rango de aceleración de 6 a 9 millas, convirtiéndolo más en una patineta de carreras que un vehículo de transporte.

Relacionado: Continua la polémica por los ‘Hoverboards’ en las calles de New York

Conocido por sus payasadas temerarias, Erban registró su primer récord mundial en el año 2012, en la carretera de Les Eboulements, en Quebec, Canadá. Con una inclinación de 18 grados, Erban fue capaz de alcanzar velocidades de hasta 80.74 millas por hora mientras permanecía de pie en su longboard no eléctrica.

Erban aseguró que aquella vez no estaba para nada asustado, y que siempre está considerando la manera de ir aún más rápido.”Quiero ser capaz de llegar a las 160 mph, pero no existe alguna pista para poder hacerlo. Yo creo que es posible. Los esquiadores de descenso lo hacen”, continuó: “Sólo necesito que alguien esté dispuesto a construirme esta pista por primera vez”.