Esta botella de agua se llena al extraer la humedad del aire

Fontus, la botella de agua que se auto-rellena de la que Digital Trends ya se hizo eco el año pasado, ha evolucionado un poco más. Partiendo de un mismo concepto se crearon dos diseños diferentes, que se parecen a los productos ya acabados.

Además, ahora, Fontus ha aterrizado en la plataforma Indiegogo, así que los usuarios que quieran podrán obtener esta botella por primera vez.

Relacionado: Un nuevo artilugio de bolsillo transforma las botellas de plástico viejas en resistentes cuerdas

En caso de que no sepas nada de Fontus. Esta botella se basa, esencialmente, en un sistema basado en la condensación del aire. La idea es tener una botella llena de agua sin necesidad de llevarla a cuestas todo el tiempo y sin tener que planificar las rutas según los accesos a agua potable.

El diseño inicial iba atado a una bicicleta, basado en el flujo de aire producido al pedalear, de manera que el aire pasaba a un elemento de doble cámara que recogía la energía solar. Cuando el aire se condensaba, se convertía en gotas de agua que caían a la botella. Este diseño para las bicicletas se encuentra todavía disponible, y ahora se llama Fontus Ryde.

Pero ahora hay una nueva versión de Fontus: una botella autónoma para aquellos que hacen excursiones al aire libre sin necesidad de una bicicleta. Bautizada como Fontus Airo, utiliza un panel solar para alimentar un ventilador que aspira el aire húmedo a través de un filtro en la cámara de condensación.

El panel se ajusta cómodamente alrededor de la botella como si fuera una funda cuando no está en uso. También se pueden utilizar cápsulas para remineralizar el agua, si lo deseas.

Un lector (estamos pensando en Robert Winters) señaló que tener una pajita en la mano es una solución obvia si te encuentras en una situación en la que comienza a escasear el agua. Esto puede resultar una gran solución para aquellos que se encuentran cerca de donde agua o saben cómo acceder a ella en una situación de supervivencia. Los que no saben, o no quieren pasar por esto, cuentan con otras opciones.

Es importante tener en cuenta que Fontus no está hecha para áreas con grandes niveles de contaminación en el aire, como por ejemplo algunas ciudades. El filtro IP54 que llevan incorporada estas botellas protege contra el polvo y la baja presión, pero eso es todo.

Además, la condensación no se realiza de forma espontánea. Esto varía dependiendo de la temperatura y la humedad del aire. Por ejemplo en un trayecto de una hora, a 85 grados (Fahrenheit) y un 60% de humedad, la Fontus Ryde conseguiría 2-300ml o seis y media hasta diez onzas, mientras que con la Fontus Airo conseguirían 3-400 ml.

Pero la diferencia también está en el precio. Los que deseen una Fontus Ryde tendrán que pagar al menos $ 165 dólares, mientras que la Airo cuesta $ 250 dólares. En la campaña a través de Indiegogo ya han conseguido más de $ 200.000 dólares, frente a los $ 30.000 dólares que se esperaban. Las primeras entregas podrían realizarse en abril de 2017.