Así funcionan las cámaras en las líneas de meta de los Juegos Olímpicos

En la prueba de los 100 metros lisos de los Juegos Olímpicos celebrados en Río, sólo 0,08 segundos determinaban la diferencia entre la plata y el oro. Eso y unos 10,000 frames por segundo captados por una cámara en la foto final.

La cámara oficial que captó esta foto final y otras de los juegos en realidad no es de una gran empresa (aunque se utilizan diferentes lentes Nikon dependiendo del caso), sino del fabricante suizo de relojes Omega. En realidad, ha grabado los finales durante los últimos 84 años.

Relacionado: Getty Images llevará casi un millón de dólares en cámaras y lentes a los Juegos Olímpicos de Río

La cámara utilizada en Río ha sido la Scan’O’Vision Myria que no captura la típica relación 3: 2 fotográfica. En su lugar, la cámara escanea sólo una pequeña porción de la línea de meta a 10,000 fotogramas por segundo, poniéndolas para crear una imagen detallada.

Un inclinómetro ajusta la cámara de línea de meta a la altura óptima, ya que los diferentes eventos tienen diferentes reglas sobre lo que se necesita para cruzar la línea de meta en primer lugar. En los 100 metros lisos, es el pecho. Junto con la cámara, un par de fotocélulas registra cuando los atletas cruzan la línea de meta, así de forma rápida se publican los tiempos oficiales en los marcadores y en las transmisiones de los juegos.

Cada célula fotoeléctrica tiene cuatro sensores y dos de ellos se colocan directamente uno frente al otro a ambos lados de la línea de meta. La tecnología utilizada en Beijing contaba con sólo dos sensores a cada lado, pero la utilizada ahora en Río permite que las células operen sin el ajuste de la altura para diferentes eventos. La cámara y las fotocélulas trabajan juntas para crear una imagen junto con un gráfico de tiempo para que los jueces puedan determinar el momento exacto en que el atleta (o el pecho del atleta) cruzaron la línea de meta.

Por supuesto, el tiempo oficial necesita un punto de partida, también. Por ello, hay un disparador Omega al comienzo de la carrera. Los sensores en los bloques de pie permiten a los jueces conocer las salidas en falso “La pistola de arranque electrónico utiliza la luz y el sonido para dar a los corredores un mismo punto de partida, y los innovadores tacos de salida incluye un sistema de detección de falsos arranques que mide la presión del pie del deportista contra el bloque 4,000 veces por segundo”, según Omega. “Esto permite que los cronometradores pueden detectar fácilmente una salida en falso”, añade.

La tecnología de cronometraje de Omega también se utiliza en el tiro con arco, baloncesto, ciclismo, natación en aguas abiertas, vela y tenis, entre otros deportes y actividades. Además, la tecnología de sincronización y la foto final ha llegado bastante lejos, incluso en pocos años ya que la cámara de Sochi de 2014 registraba a 2,000 fotogramas por segundo.