Microsoft desarrolló un teclado como el Touch Bar en 2010

El mes pasado Apple lanzó su nueva línea de MacBook Pros cuyo rasgo más destacado es el Touch Bar, una pequeña pantalla táctil que se encuentra encima del teclado y que elimina las tradicionales teclas F1 a F12.

Ahora se ha revelado que Microsoft también trabajaba en un teclado adoptivo como el Touch Bar de Apple desde 1999.

Relacionado: Apple podría eliminar el teclado QWERTY en 2018

Según the Verge, en 1999 Microsoft se interesó por el desarrollo de hardware adoptivo. Steven Bathiche, el director de desarrollo en el grupo de ciencia aplicada de Microsoft, quiso fabricar un teclado que tuviera teclas que cambiaran según la aplicación que el usuario tuviera en su computadora.

La investigación resultó en el Adaptive Keyboard que Microsoft presentó en el año 2010. El teclado nunca salió al mercado, sino que fue mostrado como un prototipo en una presentación que pretendía motivar a los estudiantes a crear ideas diferentes de usas la tecnología.

El teclado de Microsoft era más funcional que el Touch Bar de Apple. Por ejemplo, en la pantalla del Adaptive Keyboard se podía acceder documentos recientes, mostrar aplicaciones y creare respuestas para aplicaciones como Skype.

Lamentablemente, no sabemos porque Microsoft desarrolló este teclado. Tampoco sabemos si la empresa llegó a patentar ciertas características del teclado. Solo existe un vídeo en el que podemos ver como el Adaptive Keyboard hubiera funcionado si Microsoft lo hubiera desarrollado completo y puesto a la venta.

Es probable que Microsoft optó por implementar toda la pantalla como un gran teclado adoptivo, como lo han hecho con el Surface y sus portátiles híbridos.

De cualquier manera, es evidente que el teclado tradicional está viviendo sus últimos años. Compañías como Lenovo están desarrollando teclas táctiles que solo aparecen cuando el usuario las necesite. Mientras tanto, otros teclados virtuales como Tap convierten los movimientos de los dedos en las pulsaciones de teclas. Es sólo una cuestión de tiempo antes de que el teclado tradicional se vuelva tan obsoleto como un CD-ROM.