Apple podría eliminar el teclado QWERTY en 2018

Apple podría eliminar el teclado tradicional QWERTY en los MacBooks de 2018, informa The Wall Street Journal.

Según el diario, Apple cambiaría el teclado tradicional por uno táctil con tinta electrónica, donde cada tecla podría ser personalizada por el usuario.

Relacionado: Habrá una nueva MacBook Pro muy pronto

El teclado ha sido desarrollado por la empresa australiana, Sonder Design, con la ayuda de Foxconn. Cada tecla estaría equipado con una pantalla de e-ink al igual que las pantallas de los dispositivos Kindle de Amazon.

De esta manera, el teclado podría mostrar caracteres especiales de otros idiomas u otras teclas de función. Por ejemplo, podría haber una tecla con la letra “ñ” o “ç”. O si estas utilizando una aplicación como Photoshop, podrían haber teclas especiales para ciertas acciones que puedes realizar dentro del programa.

El teclado también haría más fácil añadir emojis u otros símbolos a nuestros mensajes, algo que muchos usuarios ya están acostumbrados de hacer a través de los textos, las redes sociales y los teléfonos inteligentes.

Por otra parte, The Guardian informa que Tim Cook, el CEO de Apple, se reunió con ejecutivos de Foxconn y Sonder el pasado 11 de octubre en China. Según el reporte, Cook estaría en conversaciones para adquirir a Sonder. Sin embargo, ninguna de las tres empresas ha comentado sobre los rumores.

Los teclados con teclas personalizabas ya existen. La empresa rusa Lebedev Studio lanzó el Optimus Popularis en 2011. Sin embargo, el teclado se vendió por $1,500 dólares, lo que limitó su disponibilidad para muchos consumidores.

Lamentablemente, falta mucho para que Apple implemente los nuevos teclados en sus equipos. Se espera que Apple los estrene en los MacBooks del 2018. Sin embargo, The Wall Street Journal informa que los teclados inteligentes de Sonder estarán disponible para las computadoras a finales de este año por $199 dólares.

Mientras tanto, tendremos que esperar que llegue el 27 de octubre para ver la última actualización de los MacBooks actuales.